Credit: Qué Pasa

Raleigh.- Ahora que entra el verano y es común salir a la playa, al lago o nadar en la alberca, siempre hay que extremar las precauciones para evitar accidentes que pueden ser mortales.

Una bonita aventura familiar puede terminar en una tragedia, como sucedió recientemente en el condado Harnett. Emilson y Edwin Ordóñez, hermanos de origen hondureño, murieron ahogados en el río Cape Fear.

A pesar de que “las muertes por ahogamiento son trágicas, también son prevenibles”, afirma la Dra. Susan Kansagra, subdirectora de la División de Salud Pública de Carolina del Norte. 

“Ahora es el momento de tomar medidas sencillas para evitar ahogamientos” y mantener a todo los miembros de la familia seguros y saludables, explica la funcionaria.

Reducir los riesgo en la alberca

Las albercas son los lugares donde hay que poner mayor atención, sobre todo cuando hay niños pequeños.

De acuerdo al Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte (NC DHHS por sus siglas en inglés), el ahogamiento es una de las principales causas prevenibles de muerte en los niños. 

“Si bien le puede pasar a cualquiera, los niños pequeños corren el mayor riesgo”, por lo que nunca se debe dejar sin supervisión a los menores. “Designe un adulto responsable por cada cinco niños en el agua”, recomiendan los funcionarios de salud.

Además se deben cerrar las puertas y accesos a las piscinas, así como retirar o bloquear las escaleras de las albercas cuando no se usan. Pero sobre todo, nunca perder de vista a los pequeños.

Porque “a diferencia de las sacudidas que se muestran en la televisión o en las películas, es más probable que un niño que se ahoga se deslice silenciosamente bajo el agua, lo que apenas se nota hasta que es demasiado tarde”, explica el NC DHHS.

Uso adecuado de productos químicos

El clima cálido del verano puede provocar contaminación del agua tanto en las piscinas como en otros cuerpos naturales, ya sean lagos, ríos o el mar mismo.

Cuando se trata de las albercas, estos riegos se pueden controlar con el uso adecuado de productos químicos como el cloro, que son necesarios para proteger la salud de los nadadores. 

Pero el mal manejo de los productos químicos para piscinas puede causar lesiones graves. Para evitar esto se deben seguir medidas muy sencillas, dicen el Departamento de Salud.

Como por ejemplo, dejar fuera del alcance de los niños y las mascotas el cloro o elementos tóxicos; nunca mezclar diferentes productos químicos y siempre usar equipo de seguridad en las piscinas.

Enfermedades por agua contaminada

“Las piscinas, los spas, los lagos, los ríos o los océanos, son fuentes potenciales de enfermedades recreativas acuáticas si el agua está contaminada con gérmenes”, recuerda el NC DHHS. 

“Tragar solo un sorbo de agua que contiene gérmenes que causan diarrea puede enfermarlo”, explica el Departamento de Salud.

Las enfermedades más comunes generalmente afectan el estómago y los intestinos, la piel o el sistema respiratorio, aunque la mayoría de ellas son de poca gravedad. 

Los síntomas más frecuentes son diarrea, erupciones en la piel, dolor de oído, tos o congestión y dolor en los ojos. 

Algas en ríos y lagos

Cuando se trata del cuerpos de agua naturales, la proliferación de algas nocivas son uno de los mayores peligros para la salud de los nadadores.

“Las floraciones de algas nocivas son crecimientos excesivos de algas que produce toxinas peligrosas en agua dulce o marina”, explican los funcionarios de salud.

Estas pueden causar enfermedades muy graves, como la meningitis amebiana primaria (PAM), una afección muy rara que provoca inflamación del cerebro y puede llevar a la muerte. 

“La infección por PAM ocurre si el agua que contiene la ameba Naegleria fowleri sube por la nariz, causando inflamación y destruyendo el tejido cerebral”, explica el Departamento de Salud. 

Esto puede suceder a través de “actividades como saltar, zambullirse o caer al agua”, dicen las autoridades.

Lo mejor es evitar las “actividades en agua dulce tibia durante los períodos de temperatura alta y niveles bajos de agua”.

Alejarse del agua contaminada

También se debe mantener a los niños y las mascotas alejados de aguas que parezcan descoloridas o con espuma” y no tocar grandes acumulaciones de algas, también llamadas “escoria” o “esteras”.

Otra de las recomendaciones que hace el NC DHHS, es no “excavar o remover el sedimento en áreas de agua dulce cálida y poco profunda”.

Además de no practicar esquí o moto acuática sobre esteras de algas; “no limpiar o irrigar con agua sucia y si accidentalmente entra en contacto con una floración de algas, lávese bien”.

Finalmente las autoridades recomiendan antes de dirigirse a la playa, revisar el mapa de avisos de natación costera del Departamento de Calidad Ambiental del Estado, o consultar con el departamento de salud local antes de nadar en agua dulce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.