Células de cáncer de páncreas durante un proceso de migración celular. Imagen cedida por el Instituto de Tecnologías Físicas y de la Información Leonardo Torres Quevedo (ITEFI) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. EFE
Células de cáncer de páncreas durante un proceso de migración celular. Imagen cedida por el Instituto de Tecnologías Físicas y de la Información Leonardo Torres Quevedo (ITEFI) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. EFE

Madrid, 25 ene (EFE).- Investigadoras del español Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han probado la efectividad de una terapia con ultrasonido para la inhibición de células cancerosas en casos de cáncer de páncreas.

El estudio, cuyas conclusiones aparecen publicadas en la revista Frontiers in Cell and Developmental Biology, podría abrir la puerta al desarrollo de nuevos tratamientos no invasivos basados en tecnología ultrasónica para paralizar el crecimiento de tumores sólidos.

El crecimiento de los tumores sólidos va acompañado de procesos de proliferación y migración de las células cancerosas, señaló el CSIC en una nota difundida este miércoles, y precisó que las terapias actuales que incluyen radiación ionizante destruyen células malignas y sanas.

“Nuestra investigación plantea por primera vez la posibilidad de desarrollar una nueva terapia basada exclusivamente en la tecnología ultrasónica, no ionizante», lo que supondría un tratamiento no invasivo, de bajo coste, de fácil aplicación y sin daños colaterales para los pacientes, explicó Itziar González, investigadora del CSIC en el Instituto de Tecnologías Físicas y de la Información Leonardo Torres Quevedo (ITEFI).

Desarrollaron la investigación sobre muestras in vitro de cáncer de páncreas, y aplicaron una dosis de tan solo veinte minutos de ultrasonidos de baja intensidad sobre muestras de células de un tipo de cáncer de páncreas (PANC-1) y consiguieron parar el avance colectivo e individual de las células durante, al menos, dos días, ha indicado la investigadora.

“La aplicación de ondas ultrasónicas en determinadas condiciones acústicas durante 15 o 20 minutos inhibe la capacidad de movimiento celular durante largos periodos de tiempo, de más de 48 horas o incluso hasta 3 días después del tratamiento», aseguró.

Las investigadoras observaron también cierta inhibición en los procesos de proliferación celular, y en la actualidad los están analizando en otros experimentos en los laboratorios.

El próximo paso para demostrar la eficacia y la idoneidad de esta terapia serán las pruebas in vivo con ratones, para tratar de probar con roedores con diferentes tipos de tumores los buenos resultados que se han conseguido in vitro.

Los experimentos in vivo con ratones se realizarán en colaboración con investigadores de la Universidad de Harvard, la Universidad del País Vasco (norte de España) y el Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria, gracias al uso de un pequeño dispositivo ultrasónico ajustable a cada animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *