Durham.- El pasado mes de febrero, la mexicana Patricia Obregón se convirtió en la vecina del mes de Durham. Obregón, que lleva 13 años viviendo en la ciudad, recibió el premio Neighbor Spotlight, que la Ciudad de Durham entrega cada mes a vecinos y vecinas en reconocimiento por su dedicación a la ciudad y su compromiso con la comunidad.

En el último año, Obregón ha participado activamente en varias iniciativas locales, entre las cuales destaca su implicación con el Presupuesto Participativo, un proyecto de la ciudad que cuenta con 2,4 millones de dólares públicos para invertir en la mejora de los vecindarios.

Mediante este presupuesto, Obregón ha impulsado, junto con otras mujeres latinas, la rehabilitación del Drew/Granby Park, situado al este de Durham. “Presentamos una propuesta para adaptar el parque para niños y niñas con necesidades especiales. Queríamos tener un parque más inclusivo”, explicó a Qué Pasa Obregón. La propuesta fue aprobada por la Ciudad y hace unas semanas varios vecinos y vecinas de la comunidad, junto con miembros del Departamento de Parques y Recreaciones, se reunieron en el parque para trabajar en el nuevo diseño.

El premio Neighbour Spotlight se puso en marcha en 2016 y sirve “para que [los residentes] sepan que la Ciudad de Durham valora y reconoce su trabajo y su dedicación a nuestra ciudad”, indicó a este semanario Carmen Ortiz, coordinadora de compromiso comunitario de Durham. Este premio les “muestra que su arduo trabajo no es en vano y les alienta, no sólo a continuar y perseverar, sino que también sirve para motivar a otros”, dijo Ortiz.

Y precisamente, motivar a otros miembros de la comunidad a participar en asuntos de la Ciudad es lo que Patricia Obregón intenta desde hace tiempo, pero sin mucho éxito. Obregón cuenta que ha tratado de crear varios grupos de vecinos que se involucren en iniciativas, como el Presupuesto Participativo, pero desafortunadamente “no obtuvimos la respuesta que esperábamos”.

 La falta de interés, el desconocimiento y el miedo son, según Obregón, los principales motivos por los que la comunidad no participa en los proyectos de la ciudad. “Muchas personas me preguntan qué tipo de documentos les van a pedir. Muchas veces solo piden el número de teléfono, la dirección y el nombre”, explica Obregón. “La gente tiene miedo a participar, desconfía”, añade.

Cuidadora de niños, repostera y madre de cuatro hijos, Obregón tiene claro que involucrarse en la ciudad beneficia a toda la comunidad latina. “Mientras uno viva en Durham, uno tiene derecho a participar, a decir lo que uno piensa y creo que eso es bien importante. Uno debe de saber que mientras sea residente de Durham puede tener una voz”, dijo.

 “Durham no es lo que uno piensa. Hay mucha gente que quiere ayudar a la comunidad y que quiere que salgamos adelante”, recordó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.