Srinagar (India), 11 feb (EFE).- El internet limitado a poco más de 300 páginas web y sin redes sociales, restablecido recientemente en la Cachemira india tras seis meses de apagón total, sabe a poco a los cachemires, que se han lanzado a evadir las restricciones con el uso de redes privadas virtuales (VPN) ante la inquietud de las autoridades.

El Gobierno de la región publicó una «lista blanca» de 301 páginas web autorizadas el pasado 25 de enero y restableció únicamente las redes de internet 2G de baja velocidad, una medida presentada como un paso más para devolver la normalidad a la región.

Pero las VPN, servicios de pago para conectarse a servidores extranjeros para acceder a páginas web censuradas, se han convertido en la herramienta preferida de los más expertos en tecnología en el valle.

ACCESO A LAS REDES SOCIALES

«Mi hija universitaria ha instalado lo que llama VPN en mi teléfono móvil, lo que me deja entretenerme leyendo publicaciones en Facebook», explicó a Efe Ghulam Nabi, una comerciante que trabaja a las afueras de Srinagar, la capital de verano de la Cachemira india.

Nabi es consciente de que burlar la lista podría acarrearle problemas, y más desde que el Gobierno indio retiró por sorpresa el estatus especial de la región el pasado agosto e impuso restricciones sin precedentes, así como un bloqueo total de las telecomunicaciones.

«Soy muy cuidadosa cuando publico o comento porque podría volverse contra mí», dijo Nabi.

Algunos cachemires, como el universitario Ashiq Ahmad Sidiquee, defienden el uso de estos sistemas como una herramienta para hacer oír sus voces al mundo tras meses de bloqueo total.

Shariq, otro estudiante, ve en esta tecnología como una apertura para protestar en medio de la ola de represión en Cachemira, donde siguen detenidos un número indeterminado de personas entre las que se cuentan antiguos jefes de gobierno de la región como Omar Abdullah y Mebooba Mufti.

ACTIVIDADES «ANTINACIONALES»

«Las autoridades están espantadas por el uso de las redes sociales a pesar de que han sido bloqueadas», afirmó a Efe un funcionario de la administración local que pidió el anonimato.

El temor es que los cachemires acudan a internet para organizar supuestas «actividades antinacionales», es decir, protestas contra el control de la región por la India en un territorio que desde los años noventa es escenario de una insurgencia armada.

La India ha acusado también al vecino Pakistán, con quien ha librado dos guerras por el control de Cachemira, de azuzar en las redes sociales el sentimiento separatista de los cachemires.

La fuente participó recientemente en una reunión entre oficiales de policía y expertos de las compañías de telecomunicaciones que operan en el valle en la que se hizo «hincapié en la necesidad de revisar el uso de las VPN».

Una fuente de la compañía estatal de telecomunicaciones Bharat Sanchar Nigam Limited (BSNL), que pidió el anonimato, afirmó a Efe que controlar el uso de estos sistemas es prácticamente imposible.

«Hemos recibido presiones de las autoridades por el uso de VPN en la región pero, ¿cómo podemos verificar las innumerables aplicaciones extranjeras que se crean cada día?», explicó la fuente.

ACOSO DE LAS AUTORIDADES

Algunos cachemires, especialmente en el sur de la región, han denunciado que los soldados han llegado a arrebatar sus teléfonos o incluso a golpearles por utilizar VPN.

«Fui retenido por personal del Ejército mientras viajaba a Pulwama -en el sur de Cachemira- (…) y me preguntaron si utilizaba un VPN», dijo a Efe el periodista televisivo Sanam Ajaz, que efectivamente usa un servicio de red privada virtual.

Según Ajaz, un miembro de las fuerzas de seguridad llegó a espetarle que estaba «utilizando internet con una VPN para difamar al país».

Su caso no fue el único.

«Cuando llegué a Pulwama, varios jóvenes me informaron de que sus teléfonos móviles fueron arrebatados y dañados por utilizar VPN», explicó.

Shah Abbas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *