Washington, 20 abr (EFE).- Estados Unidos cerró hoy con optimismo una reunión de dos días en Washington, en la que 28 países conversaron sobre las negociaciones para alcanzar un acuerdo global sobre el cambio climático en París en diciembre.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius, encabezaron la cita de dos días del Foro de las Mayores Economías, al que asistieron representantes de Brasil, México, Perú y la Unión Europea (UE), entre otros.

«Tuvimos conversaciones informales y francas en este foro que a menudo son difíciles de mantener en otros entornos», debido en parte a que el foro se celebró a puerta cerrada, dijo hoy a periodistas el enviado especial de Estados Unidos para el cambio climático, Todd Stern.

La delegación estadounidense se entrevistó «con cada uno de los países» que acudieron a la cita «para hablar sobre sus objetivos» de reducción de gases de efecto invernadero, explicó Stern en una conferencia de prensa telefónica.

«Había una convicción muy clara de todos los ministros y otros presentes en la reunión de que es imperativo lograr un acuerdo en París», afirmó.

Hasta ahora, solo Estados Unidos, la UE y México han entregado sus compromisos formales para reducir las emisiones a partir de 2020 a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), un paso previo que la ONU exige a todos los países antes de la cumbre de cambio climático de París (COP 21).

Preguntado por si a EE.UU. le preocupa el retraso de la mayoría de los países a la hora de presentar sus compromisos, que la ONU había solicitado para antes del fin de marzo, Stern aseguró que, por ahora, no está «preocupado», porque «muchos países están haciendo grandes avances».

«Siempre que haya un goteo constante (de compromisos) y que una parte sustancial de las emisiones globales estén representadas, eso es bastante positivo», opinó.

Aunque todos los países deben anunciar objetivos en París, algunas naciones en desarrollo se han mostrado hasta ahora reticentes a anunciar grandes contribuciones, por considerar que cierta factura energética es inevitable para el crecimiento económico.

Stern admitió que ésta es «una negociación difícil», que incluye muchos «asuntos complicados que implican las economías enteras» de cada país.

«Pero eso no significa que no puedan resolverse, y creo que vamos a solucionarlos al final», sostuvo.

El enviado especial de EE.UU. consideró que «no hay duda» de que la negociación se encuentra «en un lugar mejor» ahora que en el mismo periodo de 2009, cuando los países se preparaban para la cumbre de Copenhague, donde no se logró concretar un nuevo protocolo.

«Ahora hay un nivel de entendimiento mucho mayor sobre cómo se puede alcanzar un acuerdo. Es todo más realista. Las expectativas son significativas, pero más comedidas» que entonces, afirmó.

El Foro de las Mayores Economías es un mecanismo sobre clima creado en 2009 por el presidente estadounidense, Barack Obama y que reúne periódicamente a 16 países y a la Unión Europea (UE).

Los 17 miembros del foro son Brasil, México, EE.UU., la UE, Francia, el Reino Unido, Italia, Alemania, Rusia, China, India, Indonesia, Australia, Canadá, Japón, Corea del Sur y Sudáfrica.

Además, Estados Unidos invitó a once países como participantes especiales en esta edición del foro: Perú, Suiza, Noruega, Nueva Zelanda, Turquía, Arabia Saudí, Mali, Angola, Singapur, Maldivas y las Islas Marshall.