Washington, 18 may (EFE).- El FBI obtuvo pruebas de la supuesta vinculación con Al Qaeda del suboficial de la Fuerza Aérea saudí Mohammed Saeed Alshamrani, sospechoso de un ataque que en diciembre pasado mató a tres personas e hirió a ocho en una base naval estadounidense, dijo este lunes el secretario de Justicia, William Barr.

En una rueda de prensa, Barr explicó que el FBI logró acceder al contenido en los teléfonos móviles de Alshamrani, quien intentó destruirlos durante el ataque.

«Me complace anunciar que la FBI logró desbloquear los teléfonos que contienen información hasta ahora desconocida para nosotros y que muestran vínculos significativos (del sospechoso) con Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) no solo antes del ataque, sino incluso antes de que llegara a Estados Unidos», dijo el secretario de Justicia en una comparecencia junto al director del FBI, Christopher Wray.

Al Qaeda en la Península Arábiga es la rama de la organización terrorista que actúa en el Yemen y que se atribuyó el atentado en febrero.

Wray, por su supuesto, subrayó que las pruebas «muestran que el ataque de Pensacola fue en realidad la culminación brutal de años de planificación y preparación de un asociado a AQPA desde hace largo tiempo».

Barr agregó que la información obtenida de los móviles de Alshamrani proporcionó datos de inteligencia que llevaron recientemente a un bombardeo contra un dirigente de Al Qaeda en el Yemen.

El fiscal general de EE.UU. y el responsable del FBI se quejaron de que Apple no les ayudara a desbloquear los teléfonos de Alshamrani, por lo que la agencia federal tardó cuatro meses después del ataque en acceder a su contenido.

En enero pasado, el Gobierno estadounidense y Apple manifestaron en público la disputa que mantenían por la supuesta negativa de la empresa a ayudar a los investigadores a acceder a los teléfonos iPhone del sospechoso.

Desde la empresa que dirige Tim Cook rechazaron «la idea de que Apple no haya ayudado de forma sustancial en la investigación de Pensacola», y aseguraron que sus respuestas a las autoridades desde que se produjo el ataque han sido «rápidas, en profundidad y se siguen produciendo».

Alshamrani formaba parte de un contingente de soldados de la Fuerza Aérea saudí que recibía instrucción en bases militares de Estados Unidos.

Después del atentado, EE.UU. anunció que Riad había retirado a los 21 cadetes saudíes del programa de formación en la base Pensacola, que eran compañeros de Alshamrani, y tras el hallazgo durante las investigaciones de que presuntamente compartieron contenido de carácter yihadista en las redes sociales, y que 15 poseían también pornografía infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *