Río de Janeiro, 10 may (EFE).- El gobernante Partido de los Trabajadores (PT) solicitó hoy al Tribunal Supremo que impida al vicepresidente de Brasil, Michel Temer, nombrar un nuevo gabinete en caso de asumir la jefatura de Estado de forma interina a raíz del proceso de «impeachment» que afronta la presidenta del país.

El Senado brasileño decidirá mañana si la presidenta Dilma Rousseff tendrá que someterse a un juicio político con miras a su posible destitución, lo cual implicaría su suspensión del cargo durante 180 días y la asunción del cargo de Temer.

En los últimos días, el otrora aliado de la mandataria y ahora su mayor rival, ha reconocido estar estudiando la configuración del eventual Gobierno que formará si, como todo parece indicar, sustituye a la jefa de Estado.

Ante esta posibilidad, la dirección del PT en el municipio de Cidade Ocidental, del estado de Goiás (centro oeste), solicitó al Supremo que no permita tal extremo al considerar que esta medida podría «impactar profundamente» en la política económica y social del actual Gobierno.

Los partidarios de Rousseff temen que el actual vicepresidente pudiera adoptar diversas medidas para combatir la actual situación de recesión que atraviesa el país, las cuales podrían afectar especialmente a algunos de los principales programas sociales del Gobierno.

De hecho, el Gobierno cuenta con 31 ministerios y Temer ya declaró que su intención era reducir ese número para situarlo entre 25 y 27 carteras.

«Mientras dure el proceso de ‘impeachment’ en el Senado Federal, por hasta 180 días, no se pueden practicar actos contrarios a la presidenta de la República, que fue electa democráticamente por la población», alegó el PT en el texto remitido al Supremo y citado por la Agencia Brasil.

El Senado brasileño votará mañana si el proceso se archiva o si se inicia el juicio político.

En ese último caso, Rousseff sería separada del cargo durante los seis meses que puede durar el proceso y sustituida de forma interina por Temer.

Está previsto que la votación en el pleno de la Cámara alta se realice mañana.

Si el eventual juicio político concluyera con la destitución de la gobernante, Temer completaría el mandato que vence el 1 de enero de 2019, pero, si fuera absuelta, Rousseff recuperaría el cargo una vez que concluya el proceso.