La Paz, 10 dic (EFE).- Las fuerzas policiales y militares que erradican a mano y con machete los cultivos de hojas de coca en Bolivia tiene previsto alcanzar la próxima semana las 11.000 hectáreas destruidas este año, informó hoy el Gobierno boliviano.

El viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, encargado de la lucha contra el narcotráfico, dijo a la agencia estatal ABI que hasta hoy se logró destruir 10.877 hectáreas, pero en los próximos días se alcanzará el nuevo objetivo.

El presidente del país, Evo Morales, y diplomáticos de Naciones Unidas y la Unión Europea visitarán el siguiente martes la zona cocalera del Chapare (centro) para verificar el trabajo.

“Nuestro objetivo es cumplir con 11.000 hectáreas para superar la meta anual de destrucción de coca excedentaria e ilegal”, sostuvo el viceministro, en alusión a que se rebasará el objetivo inicial de 10.000 hectáreas.

Según un informe difundido en agosto pasado por Naciones Unidas en La Paz, la superficie de coca cultivada en 2014 en Bolivia era de 20.400 hectáreas.

Bolivia es, junto a Perú y Colombia, uno de los principales productores mundiales de hoja de coca, que en el país tiene usos culturales tradicionales protegidos en la Constitución, aunque un alto porcentaje de los cultivos es desviado al narcotráfico para la síntesis de su derivado ilegal, la cocaína.

Además, Cáceres informó de que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico ha decomisado en lo que va del año unas 20,4 toneladas de cocaína y unas 78,2 toneladas de marihuana y detuvo a más de 3.000 personas supuestamente implicadas en el tráfico de drogas.