Tirana, 14 jun (EFE).- El ministro alemán de Exteriores, Frank Walter Steinmeier, instó hoy a los líderes políticos albaneses a finalizar “cuanto antes” la reforma judicial para que el país pueda progresar en el camino de la integración europea.

“Si la reforma no tiene éxito, pasará más tiempo hasta que se abran las negociaciones de adhesión” a la Unión Europea (UE), declaró Steinmeier en una rueda de prensa conjunta con su homólogo albanés, Ditmir Bushati.

Albania tiene el estatus del país candidato al ingreso en la UE desde 2013, y está a la espera de la apertura de negociaciones para su entrada.

Si la Comisión Europea (CE) en su informe de otoño determina que no se ha cumplido la reforma de la justicia, el “proceso de adhesión no se acelerará”, advirtió el jefe de la diplomacia alemana.

Steinmaier reafirmó su esperanza, por otra parte, de que el proyecto no se quede a medio camino, y declaró que debe continuar con la aprobación en el Parlamento, de modo que la reforma finalice “lo más pronto posible”.

“Esta es una situación en la que todas las partes deben pensar en el futuro del país, y me refiero con esto a la apertura de las negociaciones de adhesión”, indicó Steinmaier, que añadió que el debate entre los partidos políticos para llegar a un compromiso debe desarrollarse con “juego limpio” y sin agresividad.

Los expertos locales e internacionales elaboraron hace dos años un proyecto de ley cuya aprobación se ha encontrado con la resistencia de algunos líderes políticos, especialmente de la oposición derechista.

La reforma de la justicia prevé cambios importantes en la Constitución y la creación de nuevos órganos de investigación que consolidarían el sistema judicial al tiempo que lo limpiarían de jueces y fiscales corruptos.

Además, se espera que dicha reforma limpie también la escena política en uno de los países más corruptos de Europa.

“Necesitamos una Albania democrática con un sistema de justicia independiente que luche la corrupción”, señaló Steinmeier, que durante su breve visita a Tirana se reunirá también con el primer ministro, Edi Rama, y con el líder del opositor Partido Democrático, Lulzim Basha.

La comunidad internacional está aumentando últimamente su presión sobre los líderes políticos albaneses para que aprueben esta reforma, vital también para el funcionamiento de la frágil democracia albanesa y cuya aplicación desean más del 90 por ciento de la población del país.

El pasado 5 de junio la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, solicitó también la pronta aprobación de esta profunda reforma que sigue recomendaciones de los expertos internacionales y en línea con los estándares europeos.