Ginebra, 30 jun (EFE).- La Organización Mundial del Comercio (OMC) ha registrado 42 nuevas medidas de restricción al comercio aplicadas por parte de las economías del G20 entre mediados de octubre y mediados de mayo, lo que supone un ligero aumento con respecto a 2016, informó hoy el organismo multilateral.

Ello representa una media de seis medidas restrictivas por mes, más elevada que el año pasado pero aún por debajo de la tendencia a más largo plazo observado entre 2009 y 2015 de siete por mes, según la evaluación periódica que hace la OMC de las barreras comerciales de los países del G20.

Los 20 países más industrializados y emergentes (G20) también aplicaron en el periodo observado 42 medidas dirigidas a facilitar el comercio, entre ellas la eliminación o la reducción de aranceles y la simplificación de procedimientos aduaneros.

De media hubo seis nuevas medidas de facilitación al comercio al mes, lo que representa un nivel similar en comparación con el periodo anterior entre mediados de mayo y mediados de octubre de 2016 y está en línea con la tendencia descendiente observada en 2016, de acuerdo con el análisis de la OMC.

Es destacable que la cobertura estimada de las medidas de facilitación al comercio implementadas por las economías del G20 (163.000 millones de dólares o 142.850 millones de euros) superó significativamente la de las medidas restrictivas (47.000 millones de dólares o 41.189 millones de euros), señaló la OMC.

Las investigaciones de remedios comerciales, que el informe no clasifica como restrictivas o de facilitación, siguen siendo las medidas más frecuentemente aplicadas por el G20, ya que representan el 50 % de todas las implementadas entre mediados de octubre y mediados de mayo.

Cubrieron un monto «relativamente pequeño» de 25.000 millones de dólares para iniciaciones de remedios comerciales (21.909 millones de euros) y 6.000 millones de dólares (5.258 millones de euros) para las terminaciones de aranceles.

Los principales sectores afectados por las iniciaciones fueron los de la madera y artículos de madera, vehículos, y muebles, material de cama y lámparas, mientras que los afectados sobre todo por las terminaciones fueron los productos de hierro y acero, la maquinaria y aparatos mecánicos, y aluminio y sus derivados.

El director general de la OMC, Roberto Azevêdo, señaló en el informe que «la moderación y la contención que hemos visto en las políticas comerciales demuestran que el sistema cumple su labor a la hora de mantener el flujo global de comercio y que resiste al proteccionismo».

«No obstante, hay un elevado nivel de incertidumbre política y económica y por ende tenemos que permanecer vigilantes. Hay que intensificar los esfuerzos para evitar la implementación de nuevas medidas comerciales restrictivas y para revertir medidas existentes», recomendó el brasileño.

El máximo responsable de la OMC urgió a las economías del G20 a seguir apoyando un comercio abierto y beneficioso y a reforzar más el sistema comercial basado en las reglas.

«El G20 debe seguir mejorando el clima global de comercio, incluyendo la aplicación del Acuerdo de Facilitación del Comercio de la OMC», que entró en vigor en febrero pasado.