Santo Domingo, 22 abr (EFE).- El ministro de Energía dominicano, Pelegrín Castillo, y otros tres funcionarios del FNP, partido aliado al gobernante PLD, renunciaron hoy en rechazo a una iniciativa que busca reformar la Constitución con el fin de que el presidente Danilo Medina pueda optar a un segundo mandato en 2016.

La Constitución dominicana prohíbe la reelección consecutiva y debido a ello Medina no puede presentarse a los comicios de 2016.

El partido Fuerza Nacional Progresista (FNP) informó hoy la renuncia del ministro de Energía y Minas, Pelegrín Castillo; del director general de Migración, José Ricardo Taveras, y del director de Ética e Integridad Gubernamental, Marino Vinicio Castillo, también asesor del Estado en programas de lucha contra el narcotráfico.

La FNP «entiende que la decisión de impulsar una reforma constitucional sin los mecanismos de legitimación que establece la propia Carta Magna es una grave agresión a esta y a la institucionalidad del país, por lo que ha decidido no acompañar, de ninguna forma, con dichos aprestos que ponen en peligro la estabilidad del país», sostuvo el partido derechista en un comunicado.

En su nota, la FNP señala que defiende el «ineludible compromiso» de la organización con la Constitución, que se encuentra hoy «amenazada gravemente» por la iniciativa de reforma.

También se marcha del Gobierno el presidente del Consejo Nacional de Fronteras, Nolberto Rondón.

La FNP advirtió, además, que abandonará su alianza con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), suscrita desde diciembre de 1993, si el proyecto de ley de reforma a la Constitución es aprobado en la Asamblea Revisora, sin previa realización de un referéndum.

La organización consideró que impulsar una reforma de la Constitución para restablecer la reelección consecutiva sin la convocatoria a un referéndum representa un duro golpe a la nación y contribuirá a sembrar la división y fragilidad institucional, poniendo en riesgo la vital unidad nacional.

El comunicado, ese sentido, refirió que una modificación constitucional en estos momentos, debilita la fortaleza institucional del país ante las «presiones internacionales que se ejercen de forma descarada» con el tema de la nacionalidad, inmigración masiva de haitianos y la culminación del plazo del Plan Nacional de Regularización, que concluye dentro de 45 días».

El oficialista PLD decidió el domingo pasado, en reunión de su comité político, elaborar un proyecto de ley para reformar la Constitución para modificar el tema de la reelección.

La decisión fue cuestionada por decenas de legisladores que respaldan las aspiraciones presidenciales del expresidente Leonel Fernández, presidente del PLD, y quien votó, junto a otros miembros de ese organismo, en contra de modificar la Constitución.