El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, habla durante su conferencia de prensa en el Palacio Nacional de Ciudad de México (México). EFE/José Méndez/Archivo

Ciudad de México, 31 may (EFE).- El presidente mexicano Andrés López Obrador, afirmó este lunes que «ya da resultados» el plan migratorio en conjunto con Estados Unidos. Estas afirmaciones surgen después de los récords de indocumentados detenidos en marzo y abril.

«Ya ha bajado (el flujo) porque estamos llevando a cabo, ya iniciamos, un plan en conjunto que está empezando a dar resultados. Todavía falta, pero sí se está avanzando, ya no está como en marzo», aseveró López Obrador en su rueda de prensa matutina.

En abril pasado, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) reportó el arresto de más de 178.000 migrantes. Marzo, había mostrado un pico de 172.000 detenidos y abril mantiene la tendencia en alza.

Aunque el presidente no ofreció más detalles, el Gobierno de México ha reconocido anteriormente el despliegue nacional de 12.000 elementos. Este número repartido entre soldados, agentes migratorios y otros funcionarios para frenar la ola migratoria.

«Nosotros llevamos dos reuniones con autoridades del sur del país, con los gobernadores de Campeche, de Tabasco, Chiapas. Además de encuentros con todos los presidentes municipales de la franja fronteriza en el sur y estamos trabajando de manera coordinada», indicó López Obrador.

El mandatario confió en que será «muy fructífera» la reunión del 8 de junio con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. Harris estará en México como encargada de Washington para abordar la migración regional.

«El que haya cooperación es indispensable, tenemos amistad con el Gobierno de Estados Unidos, no hay diferencias, no hay pleitos. Además estamos obligados a ponernos de acuerdo porque somos vecinos», argumentó el presidente.

López Obrador también aclaró que el subdirector de la Agencia Central de Inteligencia, David Cohen, estuvo en México previo a la visita de Harris.

La Ley de Seguridad Nacional modificada, que restringe el trabajo de la DEA y otros agentes extranjeros, no impidió al presidente asegurar que habrá cooperación.

«Es una relación de rutina, una visita de rutina, aclaro que no fue el director fue el subdirector. Y son muy respetuosos y nosotros hemos decidido escuchar a todos y abrir las puertas a todos los gobiernos», aseveró.

Aun así, reiteró su molestia tras la nota que la Cancillería envió el 6 de mayo a la Embajada de Estados Unidos. En la misma se presentó una queja la financiación a Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y a Artículo 19. El gobierono tacha a estas organizaciones civiles de «opositoras y golpistas».

Comentó que aún espera la respuesta oficial de la Embajada, aunque descartó tratar el tema con Harris.

«Es muy lamentable que el Gobierno de Estados Unidos no haya tomado en serio nuestra petición. Por eso vamos a seguir insistiendo de manera respetuosa de que ya no estén financiando a grupos políticos de México», dijo.