Washington, 11 dic (EFE).- El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, abordará el futuro de Siria la próxima semana en París y Moscú, donde se reunirá con el presidente ruso, Vladímir Putin, informó hoy el Departamento de Estado.

El jefe de la diplomacia estadounidense viajará el martes a Rusia para reunirse con el presidente ruso y su homólogo, Serguéi Lavrov, con quienes también hablará de Ucrania, otro punto de fricción entre las dos potencias mundiales.

El objetivo de Kerry es subrayar “la necesidad de que se cumplan los Acuerdos de Minsk”, firmados el pasado febrero en la capital bielorrusa con mediación de Rusia, Francia y Alemania y en los que se acordó un alto al fuego, violado continuamente por las partes.

También “hablarán sobre los esfuerzos en curso para lograr una transición política en Siria y sobre los esfuerzos para degradar y destruir al Estado Islámico”, detalló el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, en su nota.

Esta sería la primera visita de Kerry a Moscú desde mayo de 2013, aunque el secretario de Estado ya viajó en mayo de este año a Sochi (Rusia) para reunirse también con Putin y Lavrov.

Antes de encontrarse con el Gobierno ruso, el lunes, Kerry asistirá a una reunión ministerial sobre el conflicto sirio en París (Francia).

Ese viaje de Kerry a Francia y Rusia podría servir para allanar el terreno de cara a la próxima conferencia internacional destinada a impulsar la paz en Siria, que podría celebrarse el 18 de diciembre en Nueva York.

A mediados de noviembre, el Grupo de Apoyo a Siria, formado por una veintena de países, entre los que están EE.UU., Rusia e Irán, se reunieron en Viena y acordaron redactar una lista única y aceptable por toda la comunidad internacional de las organizaciones terroristas que deben ser combatidas en todo el mundo.

Las partes sólo pudieron consensuar la inclusión del grupo yihadista Estado Islámico en esa lista, pero lograron trazar una hoja de ruta para resolver en 18 meses el conflicto sirio y lograr compromisos no vistos hasta ahora entre países con posturas enfrentadas en torno a Siria como EE.UU., Rusia, Arabia Saudí o Irán.

Pese a los progresos, esos actores continúan divididos sobre algunos puntos, entre ellos el futuro del presidente sirio, Bachar al Asad, respaldado por Rusia y a quien Estados Unidos y sus socios europeos ven como un obstáculo fundamental para la paz.