Redacción Deportes, 1 jul (EFE).- La alemana Angelique Kerber, finalista el pasado año, no quiere presión este año en Wimbledon tras la ausencia de la campeona, la estadounidense Serena Williams, y hoy señaló que «todo es posible en dos semanas».

«Creo que actualmente hay muy buenas jugadoras, por eso no quiero ponerme presión. Ellas pueden jugar y ganar torneos también como este. Desde luego es diferente si Serena no está aquí, así que, veremos»,

«En mi caso no me he puesto una presión muy alta», dijo al serle preguntada por la posibilidad de perder el liderato del ránking. «Por el momento soy la número uno e intentaré mantenerlo. Pero al final estoy aquí para ir paso a paso y centrarme únicamente en mis partidos, no en números, ni puntos que tengo que defender, ni en ránkings.