Greensboro.- Mientras que las autoridades investigaban un tiroteo que dejó como saldo una persona muerta y cuatro heridas el sábado por la madrugada en el centro de Greensboro, a la noche siguiente y en la misma zona otro hombre fue acuchillado dentro de un centro nocturno.

Alrededor de las 2:35 am del sábado, cuando cientos de personas salían de los distintos clubes nocturnos sobre Elm Street para volver a casa, dos grupos de personas comenzaron a discutir sobre la intersección entre las calles Elm con  Lewis. El conflicto escaló hasta los golpes y luego comenzaron a sonar disparos .

El oficial de origen cubano José Chávez, quien patrullaba el área a pie, escuchó las detonaciones de arma y acudió al sitio de la balacera, donde vio personas disparándose unas a otras. De acuerdo con la vocera de la Policía de Greensboro, el oficial reaccionó y disparó hacia uno de los agresores “en un intento de detener el asalto”.

En su intervención, Chávez hirió a Michael Wayne Davis, de 28 años, mientras que su hermano gemelo Mark Shayne Davis, murió durante el enfrentamiento.

También resultaron heridos Jacoby Conner, de 23 años, Derrick Parsons, de 24, y September Cornelia White, de 30 años de edad.

Las autoridades confirmaron que algunas de las personas involucradas en la pelea se encontraban en el club Artistika antes de los hechos, mientras que otros estaban en Lotus Lounge.

Casi 24 horas después, se reportó que un hombre fue herido con un cuchillo en el cuello dentro de Lotus Lounge. La víctima fue llevada al hospital y la policía aún busca al sospechoso.

En un comunicado, la alcaldesa de Greensboro Nancy Vaughan condenó la ola de violencia y aseguró que no se tolerará en Greensboro.

“Consideramos cualquier incidente de violencia en cualquier lugar de nuestra ciudad como inaceptable”, dijo Vaughan. “Tomamos estos asuntos muy en serio y tanto nuestra policía como personal están trabajando duro para investigar los crímenes y vamos a encontrar soluciones para reducirlos en el futuro”.

Mientras buscan soluciones para garantizar la seguridad de todos, las autoridades dijeron que los hechos del fin de semana no están relacionados con disputas entre pandillas.

El oficial Chávez, que ha formado parte del Departamento de Policía de Greensboro por quince años,  fue enviado a realizar labores administrativas mientras se investiga su intervención en el tiroteo, como se acostumbra en estas situaciones.