Greensboro.- No solamente los niños sufren de abuso y negligencia, sino que este es un problema que también alcanza a los adultos. Los distintos condados en todo Carolina del Norte cuentan con trabajadores sociales que ofrecen sus servicios para encontrar ayudar y que las personas puedan tener una vida estable.

Junio es el mes nacional de concientización por el abuso de adultos mayores, aunque incluso esta situación es recurrente en adultos jóvenes que sufren de alguna discapacidad.

“Es muy común, no solamente los niños. Los adultos también pueden ser abusados”, dijo Shefi Arias, una trabajadora social de la División de Servicios de Protección para Adultos en el condado Guilford, al explicar que junto con sus compañeros ofrece un servicio gratuito para “asegurarnos que un adulto vulnerable no sea maltratado o pase por negligencia”.

Según Arias, quien ha trabajado en el Departamento de Servicios Sociales por cinco años, existen varios tipos de maltrato hacia los adultos, incluyendo el financiero, la explotación, el abuso emocional o negligencia por parte de la persona que lo cuida. Incluso existe la posibilidad de la autonegligencia, cuando la persona es incapaz de cuidar de sí misma.

En ocasiones puede tratarse de un adulto joven con las piernas amputadas y que su familia no puede darle lo necesario para que tenga una vida digna o también a veces quienes sufren de alguna condición médica que le impide tomar decisiones.

Personas con problemas de salud mental podrían ser suicidas o intentar dañarse a ellos mismos, así como aquellos que pierden la memoria pueden ser víctimas de que sus allegados les roben dinero, aprovechando que no distinguen la realidad.

“Nuestra labor es evitar que esa persona sea abusada y todas sus necesidades estén protegidas, promover su bienestar y proteger a los vulnerables”, comentó la trabajadora social de origen peruano.

Cuando un trabajador social del condado se involucra en un caso de este tipo, parte de su función es conectarlos con recursos que existen disponibles para ellos. Los empleados de Servicios Sociales visitan el hogar para analizar la situación y hacen referidos a otras agencias para encontrar la ayuda que se requiere.

Los trabajadores sociales pueden acercarlos hacia recursos como la cobertura médica de Medicaid, acceso a alimentos y despensas, un servicio de transporte para que vayan a sus citas médicas o, de ser necesario, encontrar espacio en refugio u otros tipos de ayuda de emergencia.

En Greensboro y High Point, los trabajadores de Servicios Sociales trabajan de la mano con el Centro de Justicia Familiar de cada ciudad, una oficina que reúne a más de una docena de agencias dedicadas a proveer recursos importantes para este tipo de situaciones.

Arias comentó que no es muy común enviar al adulto abusado a un asilo o sitio fuera de casa, sino que a menudo se trabaja con la familia para que juntos lo apoyen y pueda permanecer seguro en su mismo hogar.

La trabajadora social hispana también subrayó que el personal de Servicios Sociales “no somos la policía”, por lo que las personas pueden tener confianza en llamarles para pedir su apoyo. No obstante, de darse cuenta de que se están cometiendo delitos, deben dar aviso a las autoridades correspondientes.  “Dependiendo de la seriedad o si hay explotación, notificamos a la policía, pero cada uno hace su investigación por separado”, dijo.

Importante reportar

En repetidas ocasiones, las víctimas del maltrato pueden soportar mucho maltrato o negligencia, por temor a meter a su familiar en problemas o porque ni siquiera se dan cuenta que son abusados.

Arias recalcó que, si es testigo de algún tipo de abuso hacia otras personas, es fundamental reportarlo para que los profesionales puedan hacer su trabajo.

“A veces no sabemos que una llamada va a marcar la diferencia, a veces no se sabe cómo acceder a los servicios que tienen disponibles”.

Para contactar a la División de Protección para Adultos en Guilford, puede llamar al 336-641-3137. El condado cuenta con personal que habla español y si no le contestan, puede dejar un mensaje y le devolverán la llamada.

Debe dejar el nombre, dirección, condición que padece el adulto y contar un poco el problema. Si el abuso ocurre en otro condado o parte del país, Servicios Sociales puede hacer el referido para que las autoridades locales tomen el caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *