Greensboro.- Al menos 300 trabajadores de restaurantes de comida rápida de distintas ciudades de Carolina del Norte marcharon el mediodía del jueves en Greensboro en demanda a sueldos justos y mejores condiciones laborales.

Encabezados por el reverendo William Barber, presidente de la  Asociación Nacional para el Avance de Gente de Color (NAACP por sus siglas en inglés) en Carolina del Norte, los manifestantes recorrieron un fragmento de High Point Road para después hacer un platón en el estacionamiento de una conocida cadena de hamburguesas.
Ahí, en medio de cantos y letreros con mensajes de apoyo, trabajadores que hicieron el viaje desde Charlotte, Raleigh, Durham, Greenville y otras ciudades, pidieron por el el incremento del pago de $7.25 a $15 dólares la hora.

“No podemos sobrevivir con $7.25 la hora. Estamos en un momento crítico de la historia y tenemos que luchar todos juntos por empleos, derechos de los trabajadores, de los inmigrantes. Todos debemos unirnos para a luchar por eso”, anunció Barber en su discurso. “Necesitamos justicia en nuestros salarios”.

Esta marcha en Greensboro formó parte de una campaña nacional para demandar pagos y mejores condiciones laborales, tanto para los trabajadores de restaurantes de comida rápida como los que se encuentran en otras industrias.

El reverendo Barber recordó que en ciudades como San Francisco y Seattle esta misma campaña ha logrado ya el aumento salarial a $15 dólares por hora, por lo que invitó a todos a continuar unidos en la lucha por lograr que se respeten los derechos de todas las personas.