Greensboro.-Estudiantes hispanos representando a 40 distintas escuelas del área recibieron valiosos consejos para poder ir a la universidad y adquirieron nuevas habilidades como líderes en una conferencia el pasado 22 de noviembre en Guilford College.

En la octava edición de ‘Soy un Líder’,  220 adolescentes que actualmente cursan el middle o high school y con aspiraciones de continuar sus estudios en la universidad, se reunieron para tomar durante el trancurso del día una serie de talleres, desde cómo elegir la mejor escuela, hasta cómo aplicar y las formas de encontrar fondos.

“La conferencia es un apoyo para que otros estudiantes latinos puedan ir a la universidad”, dijo Yazmin García Rico, graduada de Greensboro College y fundadora de ‘Soy un Líder’.

Al pasar los años la conferencia continúa creciendo. De acuerdo con García Rico, para esta ocasión por primera vez incluyeron  sesiones informativas para padres de estudiantes hispanos, además que cada año aumenta el número de jóvenes que asisten.

Uno de ellos fue Rodrigo Nieto, estudiante de Parkland High School en Winston-Salem, quien tiene el objetivo de algún día ser un ingeniero nuclear.

“Aquí aprendí que hay varias becas disponibles, incluso unas especiales para quienes tienen DACA”, comentó Nieto. “Hay apoyos para el que lo busca”.
Cornelio Campos, un reconocido artista local de origen tarasco, fue uno de los invitados especiales para impartir un taller sobre el arte y las oportunidades que existen para jóvenes de mente creativa.
Aunque no pudo ir a la universidad, Campos contó a los estudiantes sobre su trayectoria y explicó cómo su identidad como inmigrante le ayudó en su profesión.

“La vida en Estados Unidos me motivó a hacer obras más expresivas y políticas”, explicó Campos, quien además les aconsejó valorar su cultura hispana, debido a que “no es más ni menos importante que las otras”.

José Oliva, participante en Soy Un Líder en el 2011  y ahora estudiante en Guilford College y uno de los organizadores de la conferencia, dijo a Qué Pasa de qué forma el evento lo ayudó para ir a la universidad.

“Aquí fue mi inicio”, dijo Oliva, un guatemalteco que llegó a Estados Unidos de adolescente. “El esfuerzo para ayudarme fue fundamental para que ahora pueda estudiar, y por eso ahora intentamos ayudar a otros”.