Winston-Salem.- Los casos de COVID-19 en el Centro de Detenciones del condado de Forsyth siguen aumentando desde que se detectó un brote de coronavirus a finales de noviembre. En la última semana se diagnosticaron 108 nuevos casos entre residentes y empleados.

En noviembre, las autoridades informaron que habían diagnosticado a 68 residentes con el virus, de los cuales 17 eran hispanos, tras someter a la prueba de detección a todas las personas de las instalaciones. A principios de la semana pasada, la cifra de contagios había ascendido a un total de 116, de los cuales 97 eran internos y 19 correspondían a empleados. El martes 12 de enero, se sumaron 108 nuevos casos, resultando en un total de 224 contagios contabilizados en el Centro de Detención: 186 casos entre residentes y 38 entre empleados, según los datos más recientes del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte (NCDHHS).

Hasta el martes, el número total de residentes hispanos contagiados era de 35, casi una veintena más con respecto a noviembre, según informó a Qué Pasa, Christina Howell, portavoz de la oficina del alguacil del condado de Forsyth.

En un comunicado, la Oficina del alguacil dijo que “continúan trabajando diligentemente” para reducir la propagación de COVID-19 dentro de la población residente.

“Los números están siempre cambiando. Estamos en medio de una pandemia no solo en el condado de Forsyth, sino también en todo el mundo. Estamos comprometidos con la seguridad de los residentes del Centro de Detención. Continuaremos vigilantes mientras combatimos esta pandemia en el Centro de Detención y en nuestra comunidad”, dijo el alguacil Bobby Kimbrough, en un comunicado.

Medidas de prevención
Los oficiales señalaron que a las personas que llegan al centro de detención y son procesadas se les hace una prueba de detección en su quinto día de confinamiento dentro del Centro de Detención.

También dijeron que el movimiento de los residentes dentro de la instalación continúa estando intencionalmente limitado.

“Los oficiales de detención usan mascarillas N95 o KN95 cuando están cerca de los residentes. Los residentes del Centro de Detención reciben dos mascarillas quirúrgicas todos los días”, se indica en el comunicado.

El Centro de Detenciones del condado de Forsyth se convierte en la segunda institución penitenciaria con más casos de COVID-19 registrados en Carolina del Norte, por detrás del centro de detenciones de Mecklenburg, donde se han diagnosticado, hasta la fecha, 276 personas con coronavirus (244 residentes y 32 empleados). En este caso, uno de los empleados de las instalaciones murió por coronavirus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *