High Point.- El sábado pasado por la tarde y a plena luz del día, dos hispanos con cargos criminales por abuso de menores escaparon del Centro de Detención en High Point.

Al darse cuenta las autoridades, montaron un operativo con la participación de más de treinta elementos, entre policías y perros de rastreo, que buscaron sin éxito a los fugitivos.

BJ Barnes, alguacil del Condado Guilford, dijo en conferencia de prensa que de acuerdo con la evidencia encontrada, los prisioneros planearon su escape durante varias semanas. Hace 18 años no se registraba una fuga en dicha cárcel.

José Hernández, de 35 años, y José Idel Sid, de 36 años, tramaron pacientemente y con destreza su camino a la libertad. Quitaron la lámina de plástico que cubría la ventana de la celda que compartían, removiendo los remaches que la sostenían y pegándolos de nuevo con pasta de dientes. También fabricaron un utensilio de metal que utilizaron como sierra para cortar dos piezas de metal de la misma ventana.

Todo esto sucedió por varios días, ocultándolo de los guardias que realizaban sus rondas de rutina. Según el sheriff Barnes, evitaron ser descubiertos trabajando en los momentos que había más ruido dentro de la prisión durante el día para no ser escuchados.

Así, el sábado pasado alrededor de las 4:30 de la tarde, rompieron el vidrio que les faltaba para poder salir y, con ayuda de sábanas amarradas entre sí para formar una cuerda, descendieron del cuarto piso donde se encuentra su celda hacia una plataforma, para luego huir de la prisión que albergaba otros 830 reos y desaparecer por las calles de High Point.

El sheriff Barnes, responsable de la administración de la prisión, culpó el escape a “errores estructurales y humanos” significando que todos los procedimientos de seguridad no estaban siendo seguidos, además de problemas con la construcción de la cárcel. Agregó que se inició una profunda investigación y se tomarán todas las medidas correctivas necesarias.

Sid, también conocido como José Joaquín Del Cid Sosa, había estado preso desde el 27 de mayo del 2012. En su récord tiene cuatro cargos por actos indecentes con menores, una fianza de $50,000 y detención de ICE. Su estatura es de cinco pies con seis pulgadas y pesa 145 libras, además de tener en el brazo derecho un tatuaje con la frase “Amor”.

Por su lado, Hernández fue arrestado el 8 de febrero de este año en High Point con cargos por abusar de un menor. Sin embargo, una semana más tarde se le acusó también de violación en primer grado.  Él tiene una estatura de 5 pies con seis pulgadas y pesa 130 libras.

¿Los ha visto?

  • El sheriff ofrece una recompensa de hasta $5,000 por información que conduzca a la captura de los dos fugitivos.
  • Oficina del Sheriff: 336-641-3355
  • Crimestoppers 336-373-1000