Winston-Salem.- Los tres mexicanos acusados por traficar armas desde Winston-Salem hasta México se declararon culpables.

El pasado martes, 14 de marzo, Ramiro Alejando García Román e Inocencia Medel Baños aceptaron ante la corte federal en Greensboro su participación en los hechos, bajo los cargos de una cuenta de conspirar para defraudar a Estados Unidos traficando armas de fuego, municiones y accesorios al extranjero.

Los cómplices serán sentenciados hasta el 25 de junio y cada uno podría pasar hasta cinco años en prisión y ser multados con un máximo de $250,000.

Dos días después, el 16 de  marzo, el líder de la banda, Ángel Medel Lorenzo, también se declaró culpable por consipirar en contra de los Estados Unidos traficando armas, así como por la posesión de un arma de fuego para realizar un crimen relacionado con drogas. Su fecha de sentencia será el 12 de septiembre.

Así como reportó Qué Pasa cuando sucedieron los hechos en julio pasado, García Román era el propietario la casa en 416 East Sprague Street, donde se escondía y empacaba el armamento al mismo tiempo que su familia vivía ahí.

Mientras tanto, Medel Baños, hija de Medel Lorenzo, se encargaba de vigilar mientras se realizaban las operaciones y negociaciones. La banda criminal fue sorprendida en julio pasado durante una redada en una casa ubicada en la calle Sprague, al sureste de la ciudad, en la que al principio supuestamente se buscaban explosivos, pero hallaron 17 armas de fuego y municiones.

Las autoridades seguían ya la pista de Medel Lorenzo desde el 2011, cuando un informante avisó a la policía sobre las actividades ilícitas de tráfico de armas a México y de droga de regreso a Estados Unidos, arrestándolo y hallando armas, así como cocaína y marihuana en su casa.