Asheboro.- Una docena de personas se manifestaron el jueves pasado afuera de las oficina de la congresista Renee Ellmers en Asheboro para recordarle la promesa que hizo a la comunidad inmigrante de su distrito hace algunos meses.

El grupo, en su mayoría mujeres y miembros de la Coalición Latinoamericana del Condado Randolph, pidió “de mujer a mujer” a la republicana que se a ha manifestado en contra de las separaciones familiares como consecuencia del sistema migratorio que luche en el plano legislativo en contra de romper el núcleo de nuestra sociedad, la familia.

“Este evento fue para agradecerle a la representante Renee Ellmers por el apoyo que nos ha demostrado en DC”, dijo a Qué Pasa Qué Pasa Yubi Aranda, presidenta de la Coalición Latinoamericana de Randolph. “Esperamos que siga apoyando una reforma migratoria justa y que ayude a mantener a nuestras familias unidas”.

Una maestra y dos estudiantes hablaron sobre la urgencia de que se apruebe una legislación que alivie los problemas causados por ausencia de un sistema migratorio que funcional y justo.

Alejandra Cruz, una estudiante de Randolph Community College, dijo que el 37% de la comunidad indocumentada son mujeres y utilizando como alusión a las mariposas que necesitan dos alas para volar, valoró la importancia de la mujer en la sociedad.

“Son una parte muy importante de la familia”, dijo ella. “Es la que cuida y la mantienen unida. No podría haber familias sin sus madres”.

Cruz explicó que ella llegó a Carolina del Norte a los 4 años de edad con su madre y hermanas desde Guanajuato.

Después de trece años dentro del país, recientemente se graduó de high school y ahora estudia en el colegio comunitario para algún día dedicarse a la docencia.

“El permiso de trabajo con Acción Diferida no me ha ayudado en nada para la escuela”, argumentó la mexicana. “Quiero ser una maestra y necesito que pase la reforma porque no puedo pagar tanto dinero cada semestre, mi familia no puede cargar con tanto sacrificio”.

De igual forma, dijo que la reforma migratoria ayudaría a que sus padres dejen de correr el riesgo de ser deportados y alejados de ella y sus hermanas. “Sin ellos, la vida sería mucho más difícil. Necesitan algo que les permita estar aquí tranquilos”.

En agosto pasado, la Coalición Latinoamericana de Randolph unió a la comunidad de Asheboro en una marcha masiva por las calles de la ciudad.

Inesperadamente, Ellmers salió a dar la cara ante la multitud, donde dijo estar a favor de abrir un camino hacia la ciudadanía para los indocumentados y hacer lo posible para que millones de personas salgan de las sombras.

El vocero de Ellmers dijo a Qué Pasa que la congresista se ha reunido en los últimos meses con líderes de toda la comunidad para escuchar todos los puntos de vista de todas las personas.

“Ella sigue convencida que nuestra primer prioridad es hacer cumplir la ley y proteger nuestras fronteras para que sepamos quiénes entran al país”, dijo el vocero. “Al mismo tiempo, es necesario hacer algo por los millones de personas que ya están dentro del país y formular una manera de que obtengan un estatus para trabajar legalmente”.