Winston-Salem.- Servicios para los hispanos y mucha diversión para los niños, fueron los protagonistas principales de la tercera edición del festival “Por Una Vida Mejor” que celebró Qué Pasa el domingo pasado en el estacionamiento del SouthEast Plazade Winston-Salem.

Alrededor de 2,000 personas acudieron a la gran fiesta que tuvo como tema principal la promoción del bienestar y la salud de la familia hispana y reunió a algunas de las principales agencias que brindan servicios a la comunidad en el área.

Exámenes médicos, masajes de un quiropráctico y consultas con abogados, así como información para obtener un seguro de salud y cómo prevenir el cáncer de seno, fueron parte de lo que los asistenes al festival pudieron encontrar en las carpas que se instalaron en un costado del recinto.

Además, 400 niños salieron de “Por Una Vida Mejor” con una mochila llena de útiles escolares para el regreso a clases, acompañados de una gran sonrisa.

“Esperemos que con esto le echen ganas a la escuela desde el primer día”, bromeó Gabriela Ríos sobre sus dos hijos que no pueden esperar para regresar al salón de clases en un par de semanas. La madre contó que también se enteró de las becas que ofrece La Liga Hispana para la universidad, así como conoció a un dentista que le da confianza para llevar a su familia.

A pesar de la lluvia que mantuvo un clima húmedo pero la temperatura perfecta para que las familias pasaran un rato agradable, una multitud de hispanos se hicieron presentes desde las primeras horas de la tarde en el evento de Qué Pasa.

DJ Chicken Little y DJ Negro fueron los encargados de la animación del festival, presentando a la banda “Itzel y su grupo veracruzano”, así como una serie de danzas del “Ballet Folclórico Mexican Traditions de Julio Ruiz”, así como al grupo de zumbatón, dirigido por Yuli Baldor, que mostró a todos la emoción y energía que se produce al hacer ejercicio.

El festival contó con la presencia de Javier Díaz de León, Cónsul General de México en las Carolinas, quien en su discurso se comprometió a esforzarse por acercarse a las familias mexicanas que viven lejos de Raleigh y se les complica el acceso a los servicios del consulado.

Los niños participaron en las actividades y manualidades que se tenían preparadas especialmente para ellos en las distintas estaciones. Algunos decidieron pasar su tiempo brincando y tirarse por un tobogán en los juegos inflables.

Además de las mochilas regaladas, las rifas de tabletas y certificados que fueron sorteados, en el festival gratuito de Qué Pasa se distribuyeron 1,200 rebanadas de pizza, junto con cientos de bebidas, fruta, algodones de azúcar y otras golosinas para todos.

El rotundo éxito de “Por Una Vida Mejor”, quedó registrado el lunes como la historia principal de la portada del diario local Winston-Salem Journal, donde se destacó el compromiso de Qué Pasa para conectar a las familias hispanas con los servicios comunitarios disponibles para ellos, además de preocuparse por darles un tiempo de sano esparcimiento.

Más fotos

Una fiesta inolvidable

NIños y grandes disfrutaron