Winston-Salem.- Un juez dio luz verde a que se considere la pena de muerte en el caso del hispano que en el 2010 fue acusado de secuestrar y decapitar a su esposa.

A finales de ese año, la comunidad de Winston-Salem vivió uno de sus más terribles momentos, desde que se anunció la desaparición de María Rodríguez un 18 de noviembre y su esposo, Carlos Rodríguez, fuera arrestado tres días después en Eden, acusado de secuestro y sospechando que estuviera  involucrado en la desaparición de su esposa.
Por cerca de un mes, amigos, familiares y autoridades de María realizaron una intensa búsqueda de la mujer, inicialmente ocn la esperanza de encontrarla viva y luego de recuperar su cuerpo.
El 12 de diciembre de2010, encontraron el cadáver de la mujer decapitado en el Arroyo Minorcas, cerca de las calles Williambsurg y Bethabara Park.
Se utilizó entonces un equipo especial con buzos y perros entrenados para hallar la cabeza de la mujer. Sin embargo nunca fue localizada.
Un vecino de  la familia, Alcides Reyes, reportó a Qué Pasa, cuando sucedieron los hechos, que la pareja había estado discutiendo a puerta cerrada y al salir del cuarto, los hijos vieron a la madre inconsciente y en el suelo, con sangre a su alrededor.
Después, Rodríguez se echó el cuerpo de María al hombro y les dijo a los niños que ahora regresaba, que iba a llevar a su madre al hospital.
Al salir, los niños fueron despavoridos a tocar la puerta de Reyes en busca de auxilio. Aquella sería la última vez que verían a su madre.
Una audiencia sobre este crimen sucedió en la Corte Superior del Condado Forsyth, para determinar si el caso ameritaba que los fiscales buscaran la pena de muerte.
Ahí, el fiscal de distrito, Jim O’Neil, señaló las razones por las que Rodríguez debería ser castigado privándolo de su vida.
Para el fiscal, el acusado, además de  cometer su crimen de una forma cruel y atroz, también secuestró a la víctima, por lo que califica para la pena de muerte.
A Rodríguez se le había ofrecido una negociación en la que, si se declaraba culpable de homicidio en primer grado, podría ser sentenciado a pasar el resto de sus días tras las rejas, con opción a liberta condicional.
Sin embargo, Rodríguez se negó a aceptar la oferta y decidió continuar con el juicio.

No se deje
Según documentos oficiales del caso, la familia Rodríguez tenía un largo historial de violencia doméstica. Si usted es abusada por su pareja y necesita ayuda, llame a Family Services al 336-722-8173 o en caso de ser una emergencia, marque el 911.