Winston-Salem.- Un total de 20 hispanos forman parte de la generación que se graduó este semestre del programa de GED de Forsyth Tech.

De ellos, 12 utlizaron los servicios ofrecidos por el Centro Internacional del colegio comunitario, el cual ofrece clases y los exámenes en español.

El título académico ahora les abrirá muchas puertas, desde la oportunidad de continuar sus estudios hasta obtener un mejor trabajo o incluso adquirir un permiso de trabajo y licencia de conducir, puesto que la obtención del GED o equivalente es uno de los requisitos para aplicar al proceso de Acción Diferida.

“Es posible que hace seis meses no esperaban estar aquí esta noche”, dijo Pauline Morris, directora del Centro Internacional, durante la ceremonia de graduación que se llevó a cabo en la capilla de la Universidad Wake Forest. “Han triunfado con mucho esfuerzo y sacrificio”.

En su discurso ante un auditorio casi lleno, la educadora intercambió las siglas del programa General Educational Development (Desarrollo General de Educación) por Gratitud, Educación y Dedicación, valores que los estudiantes debieron adquirir tras pasar largas jornadas nocturnas de estudio, intentando descifrar la solución de alguna ecuación algebráica en segundo grado o aprendiendo las distintas reglas de gramática y ortografía.

El GED es un título prácticamente equivalente a graduarse de la escuela superior o preparatoria, aunque para algunos de los graduados, les tomó aproximadamente tres meses en acreditar los exámenes de escritura, estudios sociales, ciencias, lectura y matemáticas.

Para Cara Beck, instructora de la clase de ciencias sociales en el Centro Internacional, la labor de sus estudiantes fue muy gratificante. “Su emoción e interés se transmitió hacia nosotros los maestros. Mientras ellos mismos se superan, nos hacen mejores a todos al mismo tiempo”, comentó ella. “Espero lo mejor para ellos”.

Motivos para obtener el GED son infinitos. Algunos lo hacen porque su empleador se los requiere, como hacen en muchos negocios, mientras otros abandonaron sus estudios prematuramente y deciden retomar el camino de la educación.

Kenia Gutiérrez lo vio como un reto que finalmente se convirtió en una herramienta con  muchos beneficios.

“Empecé porque lo veía como una idea de superación”, confesó ella. “Pero luego salió el anuncio de Acción Diferida y entonces para eso también me va a servir mucho”.
Aunque no sabe qué le depara el futuro, Gutiérrez está muy orgullosa por su logro y está segura que definitivamente muchas oportunidades se le abren ahora.

“Utilicen su título y conocimientos para tender una mano y ayudar a los que siguen”, enfatizó Morris durante la ceremonia.