Winston-Salem.-  Un conductor hispano deberá enfrentar a la justicia tras chocar contra una ambulancia donde era transportado un bebé que después murió.

El accicente ocurrió la madrugada del domingo en la autopista US-52 en Winston-Salemo.

José Martín Duran Romero conducía en estado de intoxicación, de acuerdo con las autoridades.

Tanto él como su acompañante Andrés Figueroa León, intentaron escapar del sitio en lugar de ayudar a los lesionados.

Según la Policía de Winston-Salem, alrededor de la 1 am del 11 de febrero, una ambulancia Lifecare, proveniente de Virginia, iba sobre la autopista US-52 en dirección sur, rumbo a un hospital en Winston-Salem.

Al mismo tiempo, MarDuran, de 27 años, manejaba un Honda Accord y Figueroa, de 33 años, iba como pasajero en el vehículo.

Muy cerca de la salida 110 de la vía hacia Liberty Street, el Accord chocó con el lado izquierdo de la ambulancia y ambos conductores perdieron control de sus vehículos.

La ambulancia se volcó hacia su lado izquierdo y el Accord se salió de la carretera, de acuerdo con un reporte de la policía sobre el incidente.

Según declaró el teniente Newmun al diario Winston-Salem Journal, ambos hispanos emprendieron la huida y uno de ellos fue atrapado por un testigo del choque. El otro fue capturado por la policía tras establecer un perímetro para detenerlo.

Todos los tripulantes de la ambulancia fueron transportados al Centro Médico Wake Forest Baptist. La policía informó que el menor recibió tratamiento especial por lesiones que sufrió, pero falleció al día siguiente del accidente.

El diario también detalló que tras su arresto, las autoridades practicaron una prueba de alcoholemia a Duran.

Los resultaros arrojaron .019 BAC, cuando el límite legal para conducir es de 0.08 BAC.

Durán recibió cargos por conducir en estado de intoxicación y sin una licencia de manejo,  además de  conducir en exceso de velocidad y no reducirla para evitar un accidente.

Pedido por ICE

Una vez que fue procesado en la cárcel en el centro de Winston-Salem, se añadió una “detención” de ICE en su expediente y perdió el derecho a fianza.

En cambio, Figueroa fue acusado de no ayudar en la escena del crimen ni brindar información a las autoridades. Salió de la cárcel bajo una fianza de $1,000.

Según la policía, la autopista US-52 permaneció cerrada por alrededor de tres horas debido a este incidente.