Winston-Salem.- El jefe asistente del Departamento de Policía de Winston-Salem (WSPD), Alonzo Thompson, se reunió con miembros del grupo de Demócratas Hispanoamericanos de Forsyth para dialogar acerca de los retenes en  la ciudad y la relación entre los latinos y las autoridades.

“Entre  mejor nos podamos comunicar, será  lo mejor. Esa es nuestra intención”, expresó Thomspon desde el comienzo.

Mary Dickinson, asesora de la agrupación, explicó que hasta hace un año fue muy cuestionada la forma en cómo la policía local operaba los retenes de licencias hasta que llegó la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) a investigar, dado que existía evidencia de que supuestamente se discriminaba en cuanto a los lugares donde estos operativos se colocaban y también al no contar con la supervisión necesaria.

Thompson explicó que se tomaron medidas inmediatas a ese problema, congelando el programa de revisión de licencias por un periodo de siete meses para revisar los procedimientos y desarrollar un nuevo sistema.

El veterano de 28 años con WSPD precisó que los retenes solamente se utilizan para hacer cumplir las leyes vehiculares y no las de inmigración. Thompson aseguró que si alguna vez un policía de su comandancia pregunta por el estatus migratorio de una persona o amenaza con deportarlo, le llamen inmediatamente. “Si algo así sucede, tenemos un problema”, dijo.

Aunque no se precisó cuántos retenes han ocurrido desde que el programa comenzó de nuevo en octubre hasta ahora, el representante de la policía aseguró que estos han sido mínimos.
Thompson también recalcó que todos los oficiales reciben entrenamiento cada año para no discriminar a los ciudadanos, puesto que su departamento no tolera esas acciones.

Wilfredo Infante, un miembro del grupo de demócratas, narró una ocasión que pasó por un retén y un policía fue descortés, acusándolo de borrar el número de su placa. Infante dijo que no supo cómo actuar y si debía pedirle su información al oficial o eso acarrearía más problemas.
“Pide por el supervisor que dirige el retén”, sugirió Thompson. “Si no es posible, obtén toda la información del policía que puedas y llámame inmediatamente”.

Si cree que es tratado mal por un policía repórtelo:

  • Jefe asistente Thompson al 336-773-7800
  • Asuntos Internos al 336-773-7765
  • En caso de ser un retén, puede pedir hablar con el supervisor a cargo en el lugar.