Credit: Speas Elementary School PTA

Winston-Salem.- Muchos años de trayectoria y el impacto en muchos niños fueron reconocidos de sorpresa en una escuela de Winston-Salem.

La Escuela Primaria Speas Global fue escenario de un emotivo reconocimiento a la docente colombiana Alicia Zuluaga de Londoño, mejor conocida como Miss Londoño.

Speas Elementary School PTA

Nacida en Medellín hace 66 años, esta dulce mujer con aroma de café, se ha ganado el cariño y el respeto de la comunidad educativa por su forma de enseñar el español. Según aseguran, cuando Miss Londoño entra al aula, los niños no dejan de sonreírle. 

El pasado 3 de mayo, la organización Tripp’s Sanders le otorgó el premio Tripp’s Heroes Heroes por todo el bien que hace por la escuela al educar con “calidez y compasión”.

“Londoño ha pasado muchos años con Speas y se ha ganado la reputación de ser como la abuela de todos los estudiantes. La calidez y compasión que aporta a cada interacción con los estudiantes hace que los estudiantes que dejaron su salón de clases hace mucho tiempo la recuerden con cariño, incluso aquellos que no hablaban su idioma”, resaltó la organización.

Speas Elementary School PTA

“No lo podía creer”

“No lo podría creer, me quedé anonadada”, expresó emocionada la maestra en entrevista con Qué Pasa y, como buena creyente, dio gracias a Dios por este reconocimiento.

“Creo que estoy cosechando lo que he sembrado en más de 40 años como profesora”, comentó con nostalgia al recordar a aquellas mujeres -sus primeras maestras-  de la Institución Educativa Normal Antioqueña de Señoritas, que la inspiraron a ir por el camino del magisterio.

“Cuando llegó el punto de elegir (una carrera), me decidí por el profesorado porque sentía que tenía esa vocación con los niños, con las personas. Tuve maestras que me inspiraron”, rememora.

Todo empezó leyendo cuentos

Todo empezó hace 7 años, cuando Miss Londoño llegó a Winston Salem y por intermedio de su cuñada, fue voluntaria para leer cuentos en español. Ese fue el punto de partida para una vertiginosa aventura con los niños norteamericanos que aprenden el español y con personas que quieren viajar a otra parte y necesitan el español, a enamorarse de la lengua de Cervantes y aprender a pronunciar sin dificultades la “Ñ”, de Londoño.

Incluso, el director del colegio, Robert Ash, destacó la popularidad de la profesora. Los padres cuyos hijos mayores pasaron por manos de Londoño, han solicitado que sus hijos menores también puedan trabajar con ella. Por eso no es extraño que Alicia reciba contantes muestras de aprecio a donde vaya.

Las palabras sanan

¿Qué hizo esta notable sexagenaria para ganarse la admiración y, sobre todo, el respeto de padres y niños? Pues, lo más bonito que una persona puede darle a otra: calidez y comprensión.

“Y mucho amor”, agrega.

Cada día que pasa, Miss Londoño no deja de abrazar el alma de los niños con palabras que los motivan, les alegran y que construyen en ellos las bases para ser mejores personas.

“Decir las palabras con ternura y amor transforman y hasta salvan vidas”, afirma Zuluaga de Londoño. 

“Para transformar vidas solo se necesitan las palabras correctas y a veces basta solo una de ellas”, añade. 

Incluso, cuenta, cuando le tocó lidiar con niños que volverían locos a otros profesores, ella aplica la misma estrategia, pero con cuotas adicionales de paciencia.

“Los alumnos difíciles son los que nos enseñan a ser maestras”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.