Greensboro.- Bajo amenazas de arresto, deportación o hasta que les cancelarán su licencia de conducir si no hacen un pago inmediato, en los últimos meses más de una docena de residentes de  Greensboro han sido víctimas de un engaño telefónico por impostores que se hacen pasar por cobradores de impuestos.

La Policía de Greensboro advirtió en un comunicado que el Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés) nunca cobra deudas por teléfono pidiendo números de tarjeta de crédito o de pre pago, sino que siempre envía una carta por correo a los contribuyentes.

Como parte de esta estafa que depreda principalmente a la comunidad inmigrante, el impostor amenaza por teléfono a las personas con supuestas deudas en los impuestos y amenaza a las víctimas en que podrán ser arrestadas, deportadas, o que se cancelará su licencia de conducir o el servicio de sus utilidades si no hacen un pago inmediatamente.  

“Los estafadores normalmente cobran el dinero por el teléfono con una tarjeta de débito, pre pagada o de recarga”, explicó en el comunicado el oficial M. Schlanger, acerca del método que después hace muy difícil para las autoridades rastrear y recuperar el dinero enviado.

En caso de recibir una llamada de este tipo, las autoridades recomiendan negarse a realizar cualquier pago.
Si cree tener alguna deuda en impuestos, llame al IRS al 1-800-829-1040 para aclarar su situación. Para reportar una llamada fraudulenta, comuníquese al 1-800-366-4484.