Superintendente de las Escuelas Públicas de Winston-Salem/Forsyth, Tricia McManus.

Winston-Salem.- En los días que siguieron al asesinato a tiros de un estudiante de la Mount Tabor High School, en Winston-Salem, las escuelas de la ciudad se han enfrentado a disturbios, amenazas y armas; una situación que la superintendente Tricia McManus tachó de “inaceptable”. McManus pidió a las familias ayuda para salvaguardar la seguridad de los estudiantes.

“Mantener a nuestros estudiantes seguros es una prioridad mayor y necesito su ayuda”, escribió McManus en una carta dirigida a las familias el 10 de septiembre. “Como saben, tuvimos los horribles eventos en Mount Tabor, encontramos un arma en Parkland, tuvimos algunas alteraciones entre estudiantes en otras escuelas, y en los últimos días hemos tenido múltiples reportes de publicaciones preocupantes o amenazantes en las redes sociales. Ninguna de estas cosas está bien. Publicaciones amenazantes pero falsas no son graciosas. Pelear es inaceptable, y las armas, reales o falsas, no serán toleradas en el campus, nunca”.

El 8 de septiembre, el alguacil de Forsyth Bobby Kimbrough informó que uno de los oficiales de recursos de las escuelas (SRO) encontró a un estudiante de la Parkland High School en posesión de un arma. El estudiante enfrentará cargos, indicó el distrito escolar.

“Padres, necesitamos que estén atentos en ayudarnos recordando a los estudiantes que ni las armas ni nada parecido a un arma jamás está permitida en el campus”, pidió la superintendente en su carta. “Recuerden a los estudiantes que la violencia no resuelve conflictos y que tenemos muchos recursos en nuestras escuelas para ayudar a nuestros estudiantes a resolver los problemas”

McManus también hizo hincapié en las consecuencias que pueden acarrear los rumores e informaciones falsas.

“Ayúdenos a asegurar que todos entiendan que la información falsa, rumores, amenazas, o simplemente mentiras en las redes sociales o de otra forma causan daño y preocupan, especialmente cuando son reenviadas. Todas estas acciones pueden llevar a serias consecuencias”.

El 13 de septiembre, la escuela Parkland, ubicada al sur de la ciudad, volvió a estar en el punto de mira luego que un “disturbio entre estudiantes” obligase a las autoridades a cerrar el recinto educativo. No se reportaron heridos graves. El lunes por la tarde, la causa que desató la pelea, que tuvo lugar en un pasillo de la escuela, se seguía investigando, dijo la Oficina del Alguacil.

“Debemos mantenernos firmes en contra de la violencia en nuestras escuelas y nuestra comunidad, y debemos continuar siendo los ojos y oídos del otro y reportar lo que vemos, sin reenviarlo. Gracias por siempre permitirnos saber cada vez que ven o escuchan algo que les preocupe”, escribió la superintendente McManus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *