Foto: Cortesía

High Point.- Un joven hondureño denunció haber sido acusado por un mesero de presuntamente intentar usar una licencia falsa para pedir una bebida alcohólica en un restaurante de High Point. El empleado, para demostrarlo, habría hecho el intento de romper el documento. Ante lo sucedido, desde el restaurante aconsejan a las personas contactar con los gerentes de los establecimientos para solucionar incidentes como estos.

Hace unos días, R.R., quien pidió mantener su nombre en el anonimato, fue a almorzar al restaurante Mi Pueblo, ubicado en Northpoint Avenue, en High Point. Al pedir una bebida alcohólica, el personal del establecimiento le pidió que mostrara una identificación para comprobar su edad.

R.R., de 22 años, explicó a Qué Pasa que la persona que le había solicitado la identificación se retiró con la misma. Pocos minutos después, uno de los meseros del lugar se acercó al joven con la licencia en la mano y lo acusó de entregar un documento falso. Según R.R., el mesero intentó romperla públicamente para demostrarlo.

“Me dijo que mi ID era fake (falso) y que no se sentía como verdadero”, dijo R.R. “Para demostrarme que era falso, lo intentó quebrar (…) pero no pudo porque no es falso. ¿Cómo va a serlo si soy ciudadano americano?”.

La actitud del mesero hizo sentir al joven “molesto y avergonzado”. El muchacho estaba a punto de salir del restaurante cuando llegó la gerente del lugar, quien se disculpó por lo sucedido.

Desde el restaurante confirmaron lo ocurrido y explicaron que los meseros están obligados a comprobar la edad de los clientes cuando piden una bebida alcohólica. También reconocieron que la manera en la que se trató al joven no fue la correcta.

Tras el incidente, la persona que en ese momento estaba encargada del lugar habló con el empleado. “Al mesero se le puso un warning por hacerlo de una manera que no debería ser”, dijo.

Un warning, explicó la gerente del restaurante, es un aviso verbal mediante el cual “le aconsejamos cuál es la mejor manera de hacer las cosas”.

Frente a este tipo de casos, desde el restaurante aconsejan que los clientes soliciten hablar con los encargados para evitar agravar la situación.

“Les dije que cuando pasen cosas así, deben llamar al manager en ambos casos, por parte del mesero y por parte del cliente”, dijo la gerente, cuyo nombre prefirió no revelar.

La mujer lleva cinco años trabajando en el restaurante Mi Pueblo y, en este tiempo, ha visto ocasiones en que las personas han llegado con identificaciones falsas. Por eso, dijo, tienen que tomar precauciones.

Ella explicó que como empresa y restaurante, tienen que “tener mucho cuidado” y asegurarse de que las personas que piden bebidas alcohólicas son mayores de edad. Para ello, deben confirmarlo a través de una identificación de los clientes, un proceso que, según dijo, hacen siguiendo los reglamentos de la agencia de Control de Bebidas Alcohólicas (ABC, por sus siglas en inglés).

“Podemos meternos en problemas si no estamos haciéndolo bien. Se multa al restaurante y se multa también al empleado”, señaló.

Afortunadamente, el incidente quedó en una mala experiencia para el joven y en una lección para el mesero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *