Winston-Salem.- El Concejo de Winston-Salem aprobó una enmienda durante la sesión de la semana pasada para los incentivos ofrecidos a empleados de la ciudad que hablan español.
Los concejales votaron de forma unánime en modificar una parte del programa que inició en febrero del 2006 y busca impulsar a los trabajadores capaces de comunicarse en español con los residentes de Winston-Salem.

Antes de la enmienda, cualquier empleado que demostrara que para su puesto era importante hablar español, podía tomar un examen de sus habilidades y en caso de certificarse, recibiría un aumento del 3% con respecto a su sueldo base.

Ahora, con la intención de hacer el beneficio más equitativo, el apoyo económico para los empleados bilingües será un abono de $1,100.

De acuerdo con un documento enviado el pasado 12 de junio al administrador de la ciudad por Carmen Caruth, directora del Departamento de Recursos Humanos, actualmente 55 empleados tienen esta certificación, y sus posiciones varían desde trabajar en la oficina del fiscal, hasta ser un bombero, oficial de policía o inspector.

Debido a la variedad de puestos y diferencias en salarios, otorgando el incentivo de 3% daba como resultado que algunos empleados ganaran $660 extra, a comparación de otros cuyo apoyo económico alcanzaba los $1,400.

Ahora, ofreciendo el mismo bono para todos, se intenta que haya mayor igualdad entre los trabajadores, dando el mismo beneficios a todos.

Derwin Montgomery, concejal representante del distrito sureste de la ciudad, dijo a Qué Pasa que con estas medidas se busca brindar servicios a todos los habitantes de Winston-Salem, mientras que de igual forma los empleados de la ciudad reciben los mismos beneficios uno del otro.