Winston-Salem.- Una ex maestra de inglés como segunda lengua y ex candidata a un puesto en la Asamblea General del estado en dos ocasiones, hizo que las oficinas centrales del sistema escolar de la ciudad fueran cerradas por una hora el viernes pasado, después de supuestamente amenazar por teléfono con que iría ahí a dispararle a los empleados.

Cristina Vázquez, miembro del Partido Demócrata, perdió en las elecciones pasadas durante su intento por representar al distrito 79 de Carolina del Norte con menos de 30% de los votos y fue maestra en la escuela Philo Middle School durante el año escolar 2008-2009.

Por no controlar su temperamento, pasó el fin de semana tras las rejas y bajo una fianza de $10,000.

Theo Helm, vocero del sistema escolar, dijo a Qué Pasa que Vázquez había aplicado para un puesto como maestra sustituta para el próximo ciclo académico y recientemente se le notificó que no había sido seleccionada.

El pasado viernes, 22 de marzo, pasadas las 2:30 pm, la mujer llamó al número general de las  oficinas admistrativas del sistema escolar para pedir el reembolso de una cuota de $25 que se debe pagar para aplicar a una posición de este tipo, señaló Helm.

Al no tener éxito en su petición, los ánimos de Vázquez se salieron de control y fue cuando comenzó a supuestamente amenazar a la personas que se encontraba al otro lado de la línea telefónica.

Un reporte policial indica que la sospechosa amenazó con ir a las oficinas administrativas para disparar a la gente, así como dijo que previnieran a los agentes de seguridad para que vistieran chalecos anti balas.

Como medida preventiva las puertas del edificio fueron cerradas por poco más de una hora, como medida de prevención.

El diario Winston-Salem Journal reportó que el mismo viernes por la tarde, Vázquez acudió a las oficinas del periódico para quejarse sobre el sistema escolar que no la había contratado, alegando que había sido tratada de una forma injusta.

Durante su visita, la mujer mostró a un reportero varios documentos de su archivo personal, en los que se incluían varias quejas por su mal desempeño como maestra en la escuela Philo, como una instancia en la que supuestamente jaló a un estudiante del cuello para castigarlo, tomó a otro de la camisa y agarró del pelo a un tercer niño.

Vázquez le contó al reportero del Winston-Salem Journal sobre la llamada y las amenazas que hizo minutos antes al sistema escolar, alegando que se trataba de una broma.

La mujer fue arrestada en el centro de la ciudad con cargos por comunicar amenazas y se le impuso una fianza de $10,000, pasando el fin de semana en la cárcel.

Antes del cierre de edición, Vázquez dejó de aparecer en el listado de reos que se encuentran dento del Centro de Detención del Condado Forsyth.

Qué Pasa intentó comunicarse con la acusada mediante su número de teléfono personal, sin encontrar respuesta.