Winston-Salem.- Los dos menores que el verano pasado supuestamente asesinaron a balazos a un joven hispano en Winston-Salem, se libraron de los cargos que los acusaba de homicidio.

El pasado 29 de julio, José Angel Chegue Mendoza, de 15 años, murió en el Centro Médico Wake Forest Baptist, después de ser baleado detrás de una iglesia en Crews Street, al este de la ciudad.

Ambos inculpados, de 12 años cuando ocurrió el crimen, fueron enjuiciados la semana pasada y quedaron exonerados, de acuerdo con el diario Winston-Salem Journal.

Muchos detalles, incluyendo la identidad de los sospechosos no fueron revelados por las autoridades, debido a que los involucrados son menos de edad. Incluso, el juicio que se llevó a cabo en la corte del condado de Forsyth y duró cuatro días, fue a puerta cerrada.

El asesinato de Chegue Mendoza conmocionó a gran parte de la comunidad latina en Winston-Salem, debido a  la corta edad de los jóvenes implicados en el crimen.

El difunto recién se había graduado de la escuela secundaria y estaba a punto de comenzar el “high school”.

Durante su funeral en la Iglesia Católica San Benito, fue recordado por familiares y amigos como un “buen muchacho”.

No obstante, días después del asesinato , la familia de Chegue Mendoza días aseguró que el crimen fue la culminación de un conflicto entre los implicados.

Los cargos que enfrentaban los sospechosos eran por conspirar para cometer un homicidio.