High Point.- Autoridades locales revelaron que Edgar Jehovanni Ramos, el conductor del Audi que chocó violentamente contra un muro a 100 millas por hora en enero pasado y cobró la vida de los tres ocupantes, tenía tres veces más del límite legal de alcohol en su sangre al momento del accidente.

De acuerdo con un comunicado del Departamento de Policía de High Point publicado el viernes pasado, el joven de 19 años, originario de Chiapas, reportó un nivel de .29 de alcohol en su sangre en las pruebas toxicológicas que se realizaron tras su muerte.

La madrugada del 21 de enero, Ramos manejaba un automóvil a gran velocidad por Main Street en dirección sur, acompañado de Etzel “Pepe” Martínez Cruz, de 39 años, así como de José Luis González de León, de 29 años.

Al llegar a la intersección con High Avenue, casi entrando al centro de la ciudad, Ramos al parecer perdió el control del vehículo. Cruzó la calle completa por el lado izquierdo y se impactó contra la esquina del edificio Show Place West.

Debido al impacto a una velocidad tan alta, sumando que supuestamente nadie dentro del automóvil tenía puesto el cinturón de seguridad, los cuerpos de los tres mexicanos salieron disparados del vehículo, aterrizando a varios metros de distancia y causándoles la muerte.

El capitán Mike Kirk, de la Policía de High Point, comentó en una entrevista poco después del accidente que el límite de velocidad en la vía que circulaban es de 35 millas por hora. Desde un comienzo, dijo que se sospechaba que el alcohol estaba detrás del trágico accidente.

De acuerdo con un pariente de uno de los fallecidos, Ramos era conocido por su gusto por la velocidad. También dijo que el mexicano llevaba solamente un año viviendo en Estados Unidos.