High Point.- Después de unas sorprendentes elecciones, el Centro Familiar Latino de High Point nombró a sus dos embajadores, quienes se encargarán de promover los valores familiares hispanos ante la comunidad, además de convertirse en la imagen de la organización.

Los ganadores para el puesto fueron Maritza Villa Santillán y Noé Hernández, ambos miembros de los programas Hermanos y Hermanas que ofrece la agencia.

Debido a estos momentos de una economía precaria, el Comité de Miembros de la organización decidió no hacer una selección democrática y mejor enforcarse en habilidades más prácticas, seleccionando como ganadores al hombre y mujer que reunieran la mayor cantidad de fondos. Mientras que Villa juntó $702, Hernández apenas pudo con $42, aunque fue el varón más exitoso.

El nuevo cargo iniciará a partir del año entrante, pero los ganadores ya iniciaron con sus actividades.

Ambos embajadores fueron presentados durante el desfile de fin de año de High Point, donde la población de la ciudad comenzó a reconocer sus rostros.

Evelyn Morales, directora ejecutiva de El Centro Familiar Latino, aplaudió la idea de utilizar a los jóvenes como imagen de lal comunidad hispana.

“Todo mundo está encantado con los muchachos”, dijo ella. “Cuando pedimos fondos o becas a organizaciones, la gente siempre tiene un interés especial por la juventud. Yo veo a estos chicos y observo potencial”.

Villa, quien se reubicó al Piedmont hace apenas seis meses, procedente de Texas, ha luchado desde niña por problemas con el corazón. Finalmente dada de alta por los médicos, su meta ahora es contribuir con lo más posible.

“Junté ese dinero para los programas del Centro Familiar y ahora espero ayudar en lo que pueda”, dijo ella.

Mientras que Hernández, sorprendido por su victoria, igual planea ayudar a todos a alcanzar sus metas.