Winston-Salem.- Un centenar de estudiantes visitaron el Forsyth Tech West Campus el pasado viernes para hablar de cerca con hispanos que trabajan en profesiones como a las que ellos aspiran, para tomar mejores decisiones e ir un paso adelante desde el inicio de sus carreras.

La Sociedad de Hispanos Profesionales del Triad llevó a cabo su segundo simposio de carreras, invitando a estudiantes hispanos para que escuchen de otros latinos sobre sus experiencias en campos como la educación, administración de negocios, derecho, salud, tecnología, arte y diseño.

“Muchos de nuestros panelistas tuvieron muy buenos diálogos con los estudiantes, haciendo buenas preguntas y bien conectados”, explicó Yessica Vázquez, presidenta del capítulo local de la Sociedad de Hispanos Profesionales, organización cuya meta es promover la educación entre la juventud latina.

En dos sesiones, los alumnos de high school escucharon las presentaciones de abogados, maestros, dentistas o artistas latinos sobre su vida y carrera,  con la oportunidad de hacerse una mejor idea acerca de lo que trata la profesión antes de elegirla como su carrera a futuro.

“No todo en la vida tiene que ser planeado. A veces puedes ir explorando y avanzando en el camino”, fue la principal lección que se llevó dijo Diana Tapia, futura enfermera y actual estudiante de North Forsyth High School. “Si empiezas a trabajar en la oficina de un doctor, te puede entrenar y puedes ir creciendo con el tiempo”.

Varios estudiantes que hablaron con Qué Pasa dijeron que desconocían tener tantas oportunidades, desde becas especiales para hispanos hasta la ventaja que tienen en el mercado laboral por hablar dos idiomas.

Elizabeth Flores, también estudiante en North Forsyth, comentó que quiere convertirse en técnica de ultrasonido, debido a que le interesa la formación de los bebés y quiere estar ahí cuando las madres sepan si su hijo será un niño o una niña.

Flores dijo sentirse inspirada tras escuchar las historias de los panelistas y sus logros, como uno el caso de uno que a pesar de no tener documentos ha logrado estudiar hasta una maestría y otro que aunque recientemente llegó a Estados Unidos, ha hecho una carrera propia en el mundo del arte.