Winston-Salem.- En muchas ocasiones cuidar a un ser querido en su última etapa de vida puede convertirse en un gran peso para quienes lo aman y cuidan, no solamente por la despedida sino por la atención profesional que se requiere y el apoyo emocinal que necesitan para enfrentar el desenlace final.

Para algunos, esa labor de estar al tanto de su ser querido y darle lo mejor se complica, debido a no tener el tiempo para estar ahí, ni los conocimientos o equipo médico necesario para darle atención.

El Hospice & Palliative Care Center de Winston-Salem tiene la misión de ofrecer apoyo físico, médico y emocional a pacientes con un estimado de vida de seis meses, y a sus familias, sin importar cuál sea su estatus legal y su condición económica.

Para Graciela Hammer, una argentina que llegó a Carolina del Norte para estudiar un doctorado en literatura, el apoyo de Hospice fue vital en los últimos días de su madre, quien enfermó por una hernia que le encontraron tarde y pasó sus últimos tres meses bajo el cuidado de los expertos.

“Nos dieron atención total de ayuda a toda la familia”, dijo Hammer. “Quedé impresionada por esta organización”, agregó.

Con el apoyo brindado, la madre de Hammer, que superaba los 80 años de edad, pasó los últimos días su vida tranquila, sin dolor y recibiendo la atención que requería, sin que Graciela tuviera que suspender sus estudios.

“En nuestros países nuestra familia es la que atiende al que lo necesite, somos muy apegados y los abuelos se quedan viviendo en casa”, comentó Graciela. “Ahora en este país todo ha cambiado y es difícil atender a una persona (con una enfermedad) terminal”.

Tan gratificamente fue el apoyo que recibió, que después de ser profesora universitaria por muchos años y finalmente retirarse, decidió mantenerse activa como voluntaria en Hospice, visitando a médicos, negocios y centros comunitarios para explicarles sobre las ventajas de buscar los servicios de un centro como el Hospice.

“Nosotros queremos que nuestro paciente se quede en casa y ellos siempre visitan, por  lo que hay tiempo de hacer lo que uno necesita”, dijo Graciela. “Sin la ayuda de Hospice no se lo que hubiera hecho”, concluyó.

No lo olvide

  • Los servicios que ofrece se ajustan a la economía del paciente y no se requiere un seguro social para accederlos. La ayuda es tanto para el paciente como sus seres queridos y el cuidado que se ofrece es físico, emocional y médico.
  • Para información, llame al 336-768-3972.