Winston-Salem.- Cuatro minutos de pesadilla vivió Alith Vergara el pasado 30 de noviembre mientras veía por una pantalla de televisión a bandidos encapuchados apuntando sus armas a la cabeza de sus clientes, ordenando que abrieran las cajas registradoras de su negocio.

Segundos antes, vio a los delincuentes ingresar a la tienda Emmanuel y su primer instinto fue correr a su oficina que queda al fondo de un pasillo en  la parte posterior. Cerró la puerta con llave e inmediatamente activó la alarma de auxilio y llamó la policía.

Mientras tanto,  la vida y seguridad de una decena de clientes que hacían compras en el negocio hispano estaba en riesgo.

“A un muchacho le cortaron cartucho (preparar el arma para disparar), luego metieron a dos a la parte de atrás y me puse más nerviosa porque no tenía visibilidad de lo que sucedía”, contó Vergara sobre el robo que sufrió la semana pasada. “Uno (de los ladrones) estaba al frente suplicando que abran la caja… Viendo a dos locos con pistola solo quería que llegara la policía. Tardaron cuatro minutos, pero parecieron 40”.

Cuando entró la policía, uno de los ladrones seguía parado frente al mostrador y lo arrestaron ahí mismo. El otro escapó por una puerta trasera, aunque posteriormente también fue capturado por la policía.

Esta se trató de la tercera ocasión en diez años que asaltan la tienda Emmanuel, ubicada en 3122 Indiana Avenue, aunque de acuerdo con la dueña ha sido la más agresiva.  

Durante el robo los bandidos despojaron de sus teléfonos celulares a varios de los clientes del negocio. El sospechoso que logró huir se los llevó junto con el dinero de la caja y el botín no fue recuperado por la policía.

“Estoy agradecida que no hirieron a nadie, pero me siento mal porque a algunos clientes les robaron sus pertenencias”, comentó la empresaria mexicana.

Una suerte similar corrieron en la Tienda La Comercial en Waughtown St. al día siguiente. Justo cuando el propietario Jesús Guzmán salió por 20 minutos para atender un asunto y dejó a dos cajeras solas, un par de ladrones entraron a robar. Uno de los delincuentes permaneció en la puerta para vigilar y el otro se acercó a la caja para pedir el dinero. Los sospechosos escaparon a pie antes de que llegara la policía.

“Esto desestabiliza porque hay que recuperar el dinero que ni es suyo”, declaró Guzmán a Qué Pasa. “En un lapso de 20 minutos que no estuve, se metieron a robar”.

Ambos dueños de los negocios dijeron estar preocupados por la cantidad de robos a pequeños negocios que han ocurrido en la ciudad en los últimos meses.

La División de Investigaciones Criminales de la Policía de Winston-Salem no respondió a mensajes pidiendo información sobre esta serie de robos a tiendas.

Malik Raqhib Lane y Letray Denard McClelland asaltaron la tienda Emmanuel.

Un ladrón encañonó a empleadas de La Comercial.