Greensboro.- Muchas personas tienen la idea que ser policía solo significa perseguir a delincuentes  y resguardar el orden en las calles.

Para el oficial Samuel Álvarez, patrullero de la zona central de la ciudad de Greensboro, su labor va mucho más allá.

Desde hace un año, el policía de origen cubano ha estado visitando salones de clases llenos de estudiantes en la escuela bilingüe Jones Elementary, ubicada en South Street, cerca del centro de Greensboro.

Ahí, los estudiantes participan en un programa especial, en el que todas las clases son impartidas en español y comienzan a estudiar el inglés hasta el segundo grado.

Como parte del programa Junior Achievement, Álvarez es asignado una clase, la cual él visita por lo menos una vez a la semana para formar buenos ciudadanos desde que son pequeños.
“Aquí, de lo que se trata, es de educarlos y hablarles sobre recursos y los distintos tipos de trabajo que existen en la comunidad”, dijo el oficial sonriente, mientras caminaba por los pasillos de la escuela y los niños miraban con sumo interés su placa policial.

Según Álvarez, muchos alumnos de  Jones Elementary viven en situaciones complicadas, como familias separadas o con problemas económicos, por lo que es muy importante orientarlos bien y mostrarles las opciones que tienen para cuando sean mayores.

El oficial hispano da todas las charlas a los niños en español, mientras explica la importancia de ser bilingüe para tener mejores oportunidades en la vida, así como desarrollar un mejor aprendizaje.

Originario de Miami, pero con varios años ya viviendo en Greensboro, Álvarez también dedica su tiempo libre a su otra vida, la de pelotero. Con varios de sus amigos hispanos, formó un equipo que participa en la Liga Deep River de softball en High Point.

Además, aficionado a enseñar a los demás, es entrenador de un equipo infantil, los A’s, integrado por jugadores de entre 7 y 10 años.

La última asignación para Álvarez, por el buen perfil que maneja, fue nombrarlo reclutador para el Departamento de Policía, con la idea de encontrar más servidores públicos latinos, como él.
Álvarez aseguró que es un trabajo que requiere pasión y gusto por ayudar a la gente. 

Si a alguien le interesa una carrera de servicio, es una gran opción.