Greensboro.- Más de 260 personas asistieron el viernes a la sesión bimestral para tramitar las identificaciones de FaithAction International House que son aceptadas por el Departamento de Policía de Greensboro.

De acuerdo con organizadores, desde las 4 de la madrugada arribó al sitio donde se desarrollaría la jornada una familia de Wilmington, necesitados de un documento para mostrar que sea considerado como válido.  

El capitán Mike Richey de la Policía de Greensboro explicó que una de las razones por las que se inició el convenio para producir esta identificación fue debido al interés de la policía en construir relaciones positivas y trabajar junto con la comunidad en contra del crimen.

“A veces hay distintos problemas y nostros queremos que la gente tenga confianza con nosotros”, dijo Richey, quien supervisa a todos los detectives de la Policía de Greensboro.

“Un problema es que muchos crímenes no son reportados por los inmigrantes y entonces los criminales sacan ventaja de esto. Cuando sean víctimas de algún crímen, llámenos”, dijo.

Desde junio del año pasado, todos los oficiales de la Policía de Greensboro tienen la instrucción de aceptar está identificación de forma “discrecional”.

A pesar de la recepción del carnet en algunos negocios y oficinas de servicios en la ciudad, la necesidad de programas similares en otras ciudades se muesta en cada sesión de entrega de identificaciones con familias de distintas ciudades.

Según David Fraccaro, director ejecutivo de FaithAction, más de 1,300 personas han participado en el programa, representando a 39 ciudades en Carolina del Norte y tres de Virginia.

Aunque los residentes del condado Guilford representan un 80 por ciento del total, al menos 98 personas del condado Rockingham la han tramitado, así como 41 de Forsyth y 31 de Alamance.

 ¿Cuándo utilizan el ID?

Personas que renovaron su carnet expirada de FaithAction describieron las situaciones en las que ocupan su identificación en la vida cotidiana.

María Piedad López dijo, “cuando necesito presentar alguna identificación”,  incluyendo al tramitar su “tarjeta naranja”, cuando va al médico, en el banco y en la oficina de la escuela de sus hijos.

José Roberto Munguía Salmerón, por su lado, ha utilizado la identificación en tres ocasiones significativas en el último año, dos de ellas en encuentros con la policía.

La primera vez fue conduciendo por el centro de Greensboro, cuando dio una vuelta indebida y una patrulla lo detuvo. El policía pidió al salvadoreño una licencia. Al no tener una vigente, mostró su carnet de FaithAction y solamente recibió una infracción por su falta de tránsito. La segunda ocasión fue en un retén cerca de su casa y de nuevo los oficiales la aceptaron como una identificación válida, aunque lo multaron por conducir sin licencia.

La otra instancia que utilizó la tarjeta fue para comprar unos medicamentos que le recetó el doctor. Hace unos meses Munguía se lastimó una pierna en un accidente. El médico le ordenó tomar unas medicinas controladas que la farmacia no le vendía a menos que mostrara una identificación.