Winston-Salem.- Una colaboración entre Habitat for Humanity del Condado Forsyth y el Hospice & Palliative Carecenter ofrece más que un nuevo hogar para una familia y una forma para desahogarse para otros.

Basándose en la filosofía de “construir para sanar”, personas que han perdido a un ser querido recientemente y reciben terapia por medio de Hospice, tienen la oportunidad de sacar sus sentimientos a base de martillazos, utilizando el serrucho y trabajando en equipo.

Con manos extras de apoyo por parte de empleados y miembros del comité de directores de la organización sin fines de lucro, iniciaron la construcción de una casa que elaborarán por completo y al final donarán a alguna familia necesitada.

“Resulta perfecto construir algo para alguien más en una colaboración como esta”, dijo Brian Payne, presidente de Hospice. “Es importante ser voluntarios y realizar acciones que hagan una diferencia y al final. ayudar a otros”.

Sylvia Oberle, directora ejecutiva de Habitat for Humanity, explicó a Qué Pasa que este proyecto es una excelente manera de ofrecer una forma para expresarse a personas que están pasando por momentos difíciles.

“He visto varios casos de personas que patrocinan la construcción de una casa en honor de algún ser querido que falleció”, dijo Coble. “De ahí surgió la idea de trabajar con Hospice y ayudar también de alguan forma a que sus pacientes puedan distraerse, dar un servicio y sentirse mejor”.

Randy Wood, cuyo hijo adolescente perdió la batalla contra el cáncer en enero pasado, es uno de quienes está dando martillazos para sacar sus aflicciones.
“No tengo mucha experiencia en construcción pero estoy haciendo esto en memoria de mi hijo”, dijo Wood.

¿Le interesa ayudar?
La construcción de la casa iniciará el 28 de agosto y continuará las próximas diez semanas. Si le interesa participar, contacte a Debbie Cesta al 336-765-8854 ext 105 o inscríbase en www.habitatforsyth.volunteerhub.com