High Point.- Tras finalizar la presentación de Oscar Canales en su “santuario”, un grupo visitó las oficinas en High Point del congresista federal Ted Budd, con el propósito de entregarle una petición escrita donde se le solicitaba su intervención para evitar la deportación de este  padre salvadoreño.

Sin embargo, el personal del representante por el distrito 13 de Carolina del Norte, ignoró las multiples golpes de puerta y timbre de los visitantes.

Debido a este incidente los documentos tuvieron que ser deslizados por una abertura.

De acuerdo con una mujer mayor que se adelantó al grupo, el personal de Budd le abrió la puerta e invitó a pasar.  Pero ella decidió esperar a los demás.

Según aseguró la mujer, en ningún momento vio a nadie salir de la oficina, por lo que se cree que el personal de Budd simplemente decidió ignorar al grupo.

Entre las personas que visitaron las oficinas del congresista del Partido Republicano, destacaban las hijas y esposa de Canales, además de la reverenda Julie Peeples de la iglesia que protege al inmigrante de ser deportado.

En el paquete de documentos que pretendían entregar, se encontraba una petición para solicitar a Budd que introdujera una “ley privada” en el Congreso que cancele la orden e salida del salvadoreño. Acompañado a la solicitud, había firmas de apoyo a Canales.

Asimismo, la secretaria de prensa del congresista Budd no respondió a un correo electrónico de Qué Pasa donde se le preguntó la razón por  la cuál no abrieron la puerta, así como la posición del congresista en este tema.