Greensboro.- Un nuevo centro de atención de emergencia de crisis de salud mental que comenzará a operar en 2021 en Greensboro, permitirá derivar de 3,000 a 4,000 pacientes al año, sin necesidad que estos pasen días de espera en una sala de urgencias.

Se trata de una institución de avanzada, una de las pocas en su tipo que funcionan en todo el país, y la primera en Carolina del Norte, que comenzará a construirse en los próximos días, a un costo de 28 millones de dólares.

Veinte millones serán costeados por el condado de Guilford y el estado, y los otros ocho, correspondientes a la unidad de crisis para niños y adolescentes, serán aportados por el centro Sandhills, que coordina los servicios de salud mental y abuso de sustancias en Guilford.

En cuanto a la atención de adultos, esta será proporcionada por Cone Health.

Debbie Cunningham, presidenta del Hospital de Mujeres y de los Servicios de Salud del Comportamiento Cone Health, explicó que el nuevo centro funcionará 24 horas bajo la modalidad de parada única, que le ahorrará a los pacientes largas esperas de hasta tres días en emergencias mientras son examinados por otros especialistas, antes de ser derivados a un centro que atienda sus problemas de salud mental o abuso de sustancias.

Cunningham, espera que la atención en el nuevo centro despoje a los pacientes de sufrir el estigma asociado por estos padecimientos, que “hace que sea más difícil para las personas siquiera buscar atención”.
El centro de emergencias de salud mental funcionará en el 931 Third St, en un edificio de 60 mil pies cuadrados.

Incluirá dos unidades, una de adultos y otra infanto-juvenil, que contarán con 16 camas, en las que los pacientes pasarán en promedio cuatro o cinco días, antes de ser redirigidos a instituciones especiales para sus padecimientos.

El personal a cargo estará en capacidad de realizarles evaluaciones primarias, como presión arterial y diabetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *