Winston-Salem.- El próximo 16 de enero, el grupo de demócratas hispanos del condado Forsyth sostendrá una reunión pública con Scott Cunningham, el jefe del Departamento de Policía de Winston-Salem.

Según Germán García, presidente de la organización política, su intención es “dejarle saber las necesidades que tiene la comunidad latina”, así como dialogar con el jefe policial sobre cómo conjuntamente educar mejor a la ciudadanía.

El año pasado, la dependencia que dirige Cunningham fue cuestionada por su sistema de chequeo de licencias que supuestamente discriminaba en contra de los hispanos. Después de quejas por parte del ACLU y otras organizaciones pro inmigrantes, estos retenes se detuvieron hasta que se creó un nuevo mecanismo para implementarlos, mismo que entró en vigor en septiembre.

Cunningham en todo momento negó que su departamento discrimine y en entrevista con Qué Pasa en septiembre, dijo que un problema en las bases de datos contaba dos veces un tipo de arresto, inflando los números de personas detenidas.

Sin embargo, se aseguró que el nuevo programa de chequeos elimine la opción de discriminar a cualquier persona, ordenando medidas como que oficiales de alto mando vigilen los retenes y que estos se localicen en puntos aleatorios, seleccionados por una computadora.

Mary Dickinson, consejera del grupo demócrata, dijo que respeta mucho a Cunningham y la labor que hace, pero aún así tiene preguntas para hacerle. De igual forma, indicó que es importante que personas acudan a la reunión para contar sus historias y estas sean escuchadas por el alto mando.

La semana pasada, Cunningham anunció su retiro como jefe de la comandancia policial, efectivo el próximo mes de junio, por lo que ahora se inicia también la cuestión sobre el futuro de su departamento.

García negó que la salida del líder afecte la reunión, puesto que lo más importante es dejar claro que los intereses de los hispanos deben permanecer en la agenda de las cabezas de la ciudad.