Lexington.- Tres personas fueron aprehendidas por su supuesta responsabilidad en la muerte de Maximino Quintana Rubio.

Poco más de una semana tras el asesinato del mexicano de 59 años, el Departamento de Policía de Lexington anunció que detuvo a tres sospechosos con cargos por homicidio y robo con arma peligrosa.

Derek O’neil Troutman, de 32 años y con residencia en 112 Needleworks Lane; Amanda Beth Strack, de 24 años y con dirección en 528 Charlotte Drive, lote 8; así como Jerome Steven Robinson, de 100 Blossom Circle, fueron acusados de matar a Quintana quien recibió dos impactos de bala en el torso, durante un asalto que ocurió en la madrugada del pasado 18 de junio en la casa de la víctima, ubicada en 206 Baney Drive.

El cuerpo sin vida del fallecido fue encontrado por un compañero de trabajo que fue a buscarlo a la hora del almuerzo, debido a que este no se había presentado a laborar. Al encontrar la puerta abierta y rastros de sangre, marcó el 911 para buscar ayuda.

De acuerdo con las órdenes de arresto en contra de los detenidos, estos utilizaron un arma de nueve milímetros y robaron un total aproximado de $1,200 cuando cometieron el crimen.
Quintana trabajó por 26 años para North Carolina Moulding y fue recordado por su jefa como un gran trabajador.

“Él era uno de nuestros empleados más leales”, aseguró ella.
Los tres sospechosos fueron encarcelados y no se les concedió fianza.