Winston-Salem.- Un valiente niño de once años fue premiado por el Departamento de Bomberos después de extinguir un incendio.
Cuando un grupo de niños prendió fuego a un tronco caído en la calle, Isael Castillo-Martínez apagó el incendio con una manguera , evitando que el fuego se propagara o que causara lesiones a algún niño.

El pasado 13 de junio, unos días después de la gran tormenta que dejó una infinidad de árboles derrumbados por todo el Piedmont, un grupo de niños jugaba en la calle Delane, fuera de su casa y junto a un enorme tronco atravesado por la vía pública.

Según recordó un vecino de Isael, quien se enteró porque su hijo estuvo presente y le contó lo sucedido, una niña de ocho años jugaba con un encendedor y papel sin la supervisión de un adulto, hasta que junto con otra vecina comenzó a quemar algunos objetos.

De repente prendieron el papel, cuya llama alcanzó el tronco de madera seca que inmediatamente empezó a ser consumido.

“Una niña iba saliendo de su casa con un vaso lleno de agua para apagarlo pero yo sabía que eso no iba a servir de nada”, dijo Isael a Qué Pasa. En ese momento, encontró una manguera en el patio de una casa y sin pensarlo más, la jaló hasta el lugar donde el tronco se quemaba y extinguió el fuego.

“Estaba todo seco y se pudo haber quemado todo si él no hacía nada”, dijo la madre de Isael.
Un par de semanas después, durante una ceremonia en su escuela el 25 de junio pasado, Peachtree Elementary, el Departamento de Bomberos rindió homenaje a la buena acción de Isael.

Además de un diploma que dice “por su valentía para la comunidad” para el recuerdo, Isael recibió como regalo un casco similar al de los bomberos.

En el evento, según la madre del héroe, los bomberos presentes  reconocieron el valor del pequeño Isael, aplaudiendo su acto y convirtiéndolo en un modelo a seguir por la juventud hispana.