Salisbury, 4 ene 2016.- Una pareja hispana se encuentra detenida acusada de un asalto y un intento de robo de vehículos en Salisbury el domingo por la mañana.

Blanca García Alejandre, de 19 años, y Juan Alonso, enfrentan cargos que incluyen robo con un arma peligrosa, robo de un vehículo y secuestro en segundo grado, por los hechos que ocurrieron el 3 de enero en el condado Rowan.

De acuerdo con un reporte de la oficina del sheriff, la pareja cometió el primer crimen alrededor de las 6:15 am en 5520 Sherill’s Ford Road, afuera del restaurante Graham’s Grill.

García pidió ayuda a un automovilista, diciéndole que su vehículo estaba averiado y supuestamente necesitaba ir a West Innes Street para ver a su bebé. Cuando la víctima abrió el seguro del automóvil, vio a Alonso, con una escopeta y pasamontañas, parado junto a su puerta. El encapuchado ordenó a la víctima que saliera del vehículo y se pasara al asiento de atrás. Sin embargo, al ver la oportunidad, salió corriendo y escapó del peligro,  para posteriormente llamar al 911 para reportar el atraco.

Poco tiempo después, la camioneta robada fue hallada por las autoridades en Spicewood Lane, a dos millas de distancia de donde fue robada.

Mientras investigaban el primer robo, las autoridades recibieron una llamada por un intento de asalto en 225 Stanwyck Road. En esta ocasión, Alejandre tocó la puerta de una casa y cuando un hombre abrió, vio a Alonso con el rostro cubierto y el arma de fuego. La reacción de la víctima fue gritar y correr hacia dentro de la casa, logrando ahuyentar a la pareja.

Alrededor de las 8:45 am, un reporte al 911 delató a Alejandre, quien estaba escondida detrás de unos vehículos en 3041 Sherill’s Ford Road y se miraba sospechosa. En un principio tras ser detenida, la adolescente dio un nombre y edad falsa, pero después confesó su identidad real al ser entrevistada por detectives del sheriff. Ambas víctimas de los crímenes también identificaron a la mujer, quien fue arrestada y enviada a la cárcel, donde permanece con una fianza de $125,000.

Cerca de las 8 de la noche, un hombre encontró a Alonso dormido debajo de su tráiler, por lo que llamó a la policía y finalmente fue detenido. El sospechoso tenía en su posesión la cartera de la primera víctima, además de una navaja que estaba en la camioneta que fue robada y luego abandonada. Alonso también se encuentra en la cárcel del condado con una fianza de $350,000.