Imagen de archivo de la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant. EFE/J.J. Guillén

Lisboa, 4 ago (EFE).- Empresas españolas construirán ocho satélites correspondientes a España en el proyecto conjunto con Portugal bautizado como Constelación Atlántica, que prevé los primeros lanzamientos satelitales en 2025, adelantó hoy a Efe la ministra española de Ciencia, Diana Morant.

La Constelación contará con 16 satélites, ocho de cada país, y constituye uno de los pilares de la cooperación entre España y Portugal, explicó la ministra, que concluye este jueves una visita oficial a Lisboa.

Todos los satélites tendrán “las mismas características técnicas”, aunque habrá algunas diferencias en la gestión inicial del proyecto.

España, agregó, convocará a través de la Agencia Europea del Espacio a empresas españolas para la construcción de sus ocho satélites, mientras que Portugal lanzará la convocatoria mediante su propia agencia espacial.

“Ya tenemos contacto con las empresas, nosotros con las españolas y Portugal con las portuguesas, para que estén atentas a estas convocatorias”, subrayó Morant.

En el caso de España, adelantó, el objetivo es “sacar la convocatoria antes de que termine el año”.

Tras la adjudicación, las empresas podrían empezar a fabricar los satélites en 2023 para llegar a los primeros lanzamientos en 2025 y concluir la Constelación Atlántica un año después.

El proyecto, apuntó, permitirá mejorar la observación de la Tierra y colaborar en soluciones contra el cambio climático, en temas como incendios, sequía o incluso erupciones volcánicas.

APUESTA IBÉRICA POR LAS RENOVABLES

La apuesta por las renovables es otro pilar de la cooperación hispano-lusa, afirmó la ministra española, quien destacó la importancia del centro ibérico de investigación en almacenamiento, que se instalará en Cáceres (España), porque “el gran reto de la energía va a ser cómo almacenarla para poder usarla”.

Será “una inversión sin precedentes”, con 74 millones de euros, para un “centro de vanguardia”.

“Ir de la mano con Portugal ha sido un caso de éxito”, agregó Morant, que hoy se reunirá con el primer ministro luso, el socialista António Costa, antes de concluir su visita a Lisboa.

Recordó que la llamada “excepción ibérica” para limitar el precio de gas utilizado para la producción de energía se traduce en un ahorro que la ministra estimó entre un 15 y un 20%.

Además, ambos países han hecho frente común con otra “excepción” que ha permitido a España y Portugal rebajar al 7% el objetivo de ajuste energético marcado por Bruselas.

“Son dos ejemplos de cómo las relaciones políticas pueden llegar a ser tan beneficiosas para los ciudadanos”, insistió. “No solo vamos de la mano, estamos liderando y en el camino correcto”.

MIENTRAS UNOS PIERDEN, OTROS NO PUEDEN GANAR

En este proceso, “no podemos permitir que alguien se esté beneficiando del sacrificio del resto”, advirtió la ministra, que coincidió con el secretario general de Naciones Unidas, el portugués Antonio Guterres, quien el miércoles pidió que se grave a las energéticas ante una “codicia grotesca”.

“No caen del cielo los beneficios. Los beneficios extraordinarios y excesivos que ahora mismo tienen las empresas de gas, electricidad y las entidades bancarias se deben al esfuerzo de los ciudadanos frente a la subida de la inflación y de los precios a causa de la guerra de Putin contra Ucrania”, afirmó.

“Mientras unos pierden, otros no pueden ganar”, advirtió la ministra, que recordó que el Gobierno español ya ha avanzado para gravar estos beneficios y que “reviertan de nuevo en la sociedad”.

“Vamos a blindar que estos impuestos a las empresas no acaben siendo repercutidos de nuevo en los ciudadanos”, aseguró.

HIPRA, LOS MEJORES RESULTADOS

La titular de Ciencia se refirió también a Hipra, una vacuna que “va a ser mejor que las que nos han inoculado, con mejores resultados, mejor logística y más barata”.

Para Morant, se trata de “un éxito de país, de la colaboración público-privada, que nos debería hacer sentir a todos muy orgullosos”.

“Ya podemos celebrar muchas cosas”, un contrato al que se han sumado 14 países y un compromiso para garantizar 250 millones de dosis.

Morant no precisó cuándo podría ser aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y admitió que hay otras líneas de investigación abiertas que siguen los pasos de Hipra, aunque no se puede hablar de una segunda vacuna española.

“Como país, para nosotros ya esto es un éxito científico y empresarial”, insistió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.