El electrocardiograma es una exploración que dura unos 15 minutos, totalmente inofensiva, que no provoca molestias al paciente.

El electrocardiograma es el registro gráfico de la actividad eléctrica producida por el corazón mediante unos electrodos que se colocan sobre la piel del paciente, repartidos de la siguiente manera: seis sobre la piel del tórax, en la zona del corazón y cuatro más en las extremidades, uno en cada muñeca y cada tobillo.

La combinación de electrodos así colocados captan las señales eléctricas del corazón y las convierten en un registro gráfico, desde doce puntos de observación, llamados derivaciones, que informan del estado de la zona del corazón hacia la que están orientadas. Los doce registros gráficos de las derivaciones  se estudian e informan al médico del buen estado o de la existencia de determinadas enfermedades del corazón.

¿Existe alguna preparación especial?

El electrocardiograma es una exploración que dura unos 15 minutos, totalmente inofensiva, no invasiva y que no provoca molestias al paciente. Durante la exploración el paciente debe estar tumbado en la camilla con todos los músculos relajados y debe estar desnudo de cintura par arriba para poder colocar correctamente los electrodos. Asimismo, el paciente debe despojarse de todos los objetos metálicos y de adorno que lleve encima para eliminar las interferencias que podrían producir con el registro de la actividad eléctrica del corazón.

¿Cuándo es necesario hacerse uno?

El electrocardiograma es de utilidad para estudiar la repercusión cardíaca ante la presencia de determinadas enfermedades o síntomas. En algunos casos puede confirmar el diagnóstico que se sospecha por las manifestaciones clínicas del paciente. Con frecuencia el electrocardiograma se solicita cuando:

  • Se descubre un soplo cardíaco
  • Se sospecha una enfermedad de una válvula cardíaca
  • Para el diagnóstico y el control de la hipertensión arterial
  • Para valorar de forma periódica el desarrollo de la hipertrofia del ventrículo izquierdo
  • Se detecta alguna arritmia (alteración en el ritmo o frecuencia cardíaca) en el pulso
  • Ante la presencia de dolor torácico, sobre todo para diagnosticar una angina de pecho o un infarto de miocardio
  • Ante la sospecha de pericarditis
  • En el paciente que ha padecido un síncope o pérdida brusca de la conciencia
  • En el paciente con disnea o dificultad respiratoria con el esfuerzo

¿Qué es el electrocardiograma holter?

El electrocardiograma Holter es una exploración de la actividad del corazón reservada a determinados pacientes. Consiste en el registro continuo del electrocardiograma durante 24 horas seguidas mediante un aparato que el paciente debe llevar encima.

Este registro continuo se graba en un soporte (cinta de casete, disquete de ordenador) que luego se puede extraer, conectar a un ordenador y estudiar el registro en busca de alteraciones del electrocardiograma que no se han observado en una exploración electrocardiograma estándar anterior. Ello puede deberse a que la exploración del electrocardiograma estándar solamente dura unos minutos y el paciente sigue manifestando síntomas en otros momentos del día o es un paciente de riesgo.

El registro Holter de 24 horas permite la exploración de la actividad del corazón mientras el paciente desarrolla su vida diaria y permite detectar alteraciones, que no se detectan en el electrocardiograma estándar, en relación con determinadas actividades, esfuerzos, etc.